No podemos dar autoestima a los niños

Sé que es duro leerlo, pero no, no podemos dar autoestima a los niños. Al contrario de lo que pueda parecer, la autoestima no se da, ni se recibe. La autoestima es un concepto interno que se forma, se desarrolla.

Recientemente ha habido un movimiento que ha pretendido hacernos creer que halagando a los niños podríamos “darles” una buena autoestima. Que a través de pegatinas con caritas sonrientes, coronas, medallas y elogios podríamos conseguir que recibiesen autoestima. Este tipo de iniciativas podrían estar muy bien, ser divertidas y entretenidas, pero hay dos aspectos importantes a tener en cuenta:

1.- Como hemos dicho, la autoestima no se da ni se recibe. La autoestima es un concepto que el niño forma a partir de sus vivencias y su base reside en desarrollar la creencia “soy capaz”. Si la autoestima dependiese de la aceptación de los demás, sería muy complicado encontrar personajes “exitosos” con baja autoestima y más bien es al contrario. Muchos de ellos sufren cuadros depresivos, problemas psicológicos y tienen una concepto de sí mismos muy pobre.


2.- Podemos hacer a los niños dependientes de la aprobación externa. A pesar del punto uno, son muchas las personas que basan su autoestima en el qué dirán. A través de los halagos (y críticas) constantes podemos hacer a los niños dependientes de la aprobación de los adultos. Muchos jóvenes hoy en día sufren problemas por basar su amor propio en la aceptación de los demás.

autoestima

La autoestima: Un concepto ilusorio

¿Te has fijado en lo ilusoria que puede ser la autoestima? Un día nos levantamos y nos vemos favorecidos en el espejo, nos sentimos estupendamente con nosotros mismos, salimos a la calle dispuestos a comernos el mundo… y de repente, cometemos un error y nos criticamos u oímos alguna crítica ajena y, en un segundo, nuestro amor propio se ha caído totalmente y tenemos el ánimo por los pies.

Claves para desarrollar la autoestima infantil

Nuestra mejor forma de ayudar a los peques es enseñarles a evaluarse a sí mismos en lugar de depender de los elogios ajenos. Como hemos dicho, la base de una buena autoestima reside en desarrollar la creencia de “yo soy capaz” y para hacerlo nada mejor que facilitar a los pequeños experiencias que les permitan ensayar sus competencias, practicar sus habilidades, equivocarse y volver a intentarlo.

La clave para el desarrollo de una buena autoestima durante la infancia está en crear un entorno donde el niño se sienta respetado y donde pueda adquirir práctica en las competencias que sus padres esperan que desarrolle.

Otro concepto fundamental para a un correcto desarrollo de la autoestima es el error. A muchos niños les cuesta aceptar y gestionar el sentimiento de frustración. Podemos ayudarles enseñándoles que los errores son oportunidades maravillosas para aprender. Si les ofrecemos las herramientas oportunas y les permitimos experimentar sus fracasos, los niños aprenderán a resolver solos los problemas cuando les surjan. Aprender a superar las dificultades será enormemente provechoso para ellos porque les de mostrará que son capaces de afrontar los altibajos de la vida.

Es bueno que los niños tengan muchas oportunidades para sentirse bien consigo mismos colaborando de un modo importante en las tareas de casa, de la escuela y de la comunidad. Es crucial que sientan que confiamos en ellos y que tienen un rol significativo en su entorno.

La autoestima es un elemento clave en nuestra personalidad. Influye en absolutamente todos los campos de nuestra vida. ¿Cómo vamos a conseguir que los niños sean felices si no tienen un buen concepto de si mismos? Es imposible llevar una vida plena sin una buena autoestima. 

La única persona que estará, con absoluta certeza, contigo las 24h del día todos los días de tu vida, eres tú mismo. Queriéndote, tu vida será mucho más fácil.

Si quieres conocer todas las claves acerca cómo fomentar el desarrollo de la autoestima en los niños, no puedes faltar en mi próximo curso: Disciplina positiva: Límites sin autoritarismo. Dada la importancia de este concepto, he decidido trabajarlo a fondo y dedicaré un módulo completo.

En él descubrirás todas las claves del desarrollo de la autoestima y cómo facilitar su desarrollo en los niños. Daremos todas las pautas necesarias para:

  • Enseñar al niño a validar y gestionar sus emociones
  • Potenciar su autonomía
  • Conseguir que participe en las tareas del hogar y en las de la escuela
  • Hablaremos del “Síndrome del emperador“. Aprenderemos qué es y conoceremos las claves para evitarlo.

Son muchos los padres y docentes que no quieren volver a los patrones de autoritarismo con los que se educaba en el pasado, pero saben que la permisividad continua tampoco es el camino.

Disciplina Positiva: Límites sin autoritarismo

En mi curso de Disciplina Positiva: Límites sin autoritarismo aprenderás a poner límites a tus hijos sin dañar su autoestima. Todo lo contrario, conocerás todas las claves para educar a tu hijo desarrollando en él las habilidades y competencias que necesita para llevar una vida feliz.
Si quieres ver el programa completo, lo tienes aquí.

Matriculándote en el curso tienes derecho a:

  • disciplinaAcceso por tiempo ILIMITADO al campus.
  • Tutorías Personalizadas conmigo y acompañamiento en el campus
  • Material descargable desde la plataforma del campus
  • Videotutoriales
  • Ejercicios Prácticos en los que los alumn@s trabajaréis con mi supervisión en el foro
  • Impartición de docencia por el profesorado a través de internet por conexión remota
  • Campus abierto 24 horas. Podrás hacerlo a tu ritmo y desde cualquier lugar
  • Foro de alumnos
  • Al finalizar recibirás tu Certificación Acreditativa

¡Todo esto por tan sólo 60 euros!

Hemos querido poner un precio asequible al tratarse de la primera promoción. Es muy probable que la segunda edición tenga un precio superior, ¡así que no dudes en matricularte ahora!

matricula

 

¡Únete a la amplia comunidad de padres y docentes que ya forman parte del cambio de paradigma educativo! Hace una semana que terminó mi primer curso sobre Neuroeducación. Si quieres saber cómo desarrollar al máximo las capacidades cerebrales de tus niños, te animo a formar parte de la segunda promoción del mismo. Arrancamos el 11 de enero de 2017. ¡Ya puedes matricularte! Te invito a conocer más acerca de la formación de Maestra de Corazón en la página de cursos de Belén Piñeiro.


¡Suscríbete ya! Llévate este ebook de regalo con actividades de Educación Emocional!

Suscríbete y recibe de regalo

Suscríbete y recibe de regalo “7 consejos prácticos y 2 herramientas infalibles para erradicar las rabietas con Educación Emocional”. Así que ¡No esperes más! Lo recibirás en tu buzón de entrada como obsequio por unirte a esta gran familia. Además, te llegarán todas las actualizaciones del blog, con más artículos dedicados a la Educación Emocional y Social. ¿A qué esperas para suscribirte? 100% seguro y libre de spam.

Por favor comparte en tus redes sociales

4 opiniones en “No podemos dar autoestima a los niños”

  1. ¡Hola Belén! ¡Me ha encantado este artículo! No sabes la de veces que he halagado a mis alumnos (de una manera sincera, no porque sí) pensando que así mejoraría el concepto que tienen de ellos mismos y su autoestima. No sé cómo no había visto el desarrollo de la autoestima de esta manera. ¿Tú piensas que la autoestima sigue desarrollándose siempre? Es decir, que si de mayores pasamos por situaciones difíciles que conseguimos atravesar con éxito, podemos aumentar nuestra autoestima. ¡Un saludo, Belén!

    1. Hola, Isabel:

      ¡Muchísimas gracias por tus comentarios! Por supuesto que la autoestima se sigue desarrollando a lo largo de toda la vida. Por ejemplo, cada vez que nos planteamos un objetivo y lo logramos, estamos mejorando nuestro concepto de nosotros mismos. Alimentamos la idea de “¡Soy capaz!”.

      Está bien que halagues a tus alumnos, siempre y cuando lo hagas de una forma sincera, de lo que no me cabe duda. Con este artículo no quiero transmitir el mensaje de que está mal hacerlo, simplemente que no lo hagamos bajo la creencia de que así estaremos mejorando su autoestima.
      Lo ideal es elogiar a un niño, como lo haríamos con un adulto. Valorar su esfuerzo, motivarlo a alcanzar sus metas, pero sin caer en el “halago fácil”. Llega un momento en el que los piropos ya casi ni tienen sentido o tal y como comento en el artículo, los hacemos dependientes de la aprobación ajena.

      Espero seguir viéndote por aquí :).
      ¡Un abrazo!

      Belén

  2. Hola Belén,
    Que importante el punto que señalas respecto a que la autoestima la forma el niño a partir de sus propias vivencias. Y que la creencia de que “soy capaz” se forma a partir de experiencias que le permitan fracasar, practicar y mejorar.
    Personalmente me estaba centrando mucho en elogiar a mi hija (tiene 3 años y medio). Pero no le había tomado tanto el peso a esas experiencias en donde está aprendiendo a hacer mejor las cosas (levantar la mesa, que no se manche cuando come, armar un rompecabezas, y sobre todo a ordenar sus cosas). Todas esas experiencias le hacen darse cuenta que ella puede hacerlo.
    Muchas gracias por esta valiosa información. Seguiré incentivando a mi hija a que se pueda equivocar para practicar y hacer las cosas de una mejor manera.

    1. Hola, Francisco.

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegra mucho que el contenido de mi página te resulte de utilidad. Es cierto que tanto padres como educadores tendemos a elogiar a los niños, ¡es normal! Les tenemos mucho afecto y deseamos que se sientan queridos. No pasa nada por hacerlo de vez en cuando, pero está bien tener estos conocimientos en cuenta para no caer el abuso del “elogio fácil”.

      ¡Un abrazo grande y espero seguir viéndote por aquí!
      Belén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *