fbpx

La importancia de desconectar y estrechar lazos familiares en vacaciones

Hace ya unos días que los pequeños de la casa están disfrutando de las vacaciones de Semana Santa. Sin embargo, la mayoría de los padres no comenzarán a disfrutar de unos días de descanso hasta el jueves. Incluso el viernes, en algunas comunidades. Debido a las responsabilidades del día a día, el trabajo, los quehaceres del hogar y la rutina diaria, es muy habitual que nos sea difícil encontrar tiempo para pasar con los nuestros. Por eso, es fundamental aprovechar estos días de vacaciones para estrechar los lazos familiares y disfrutar con los niños. No es imprescindible ir a una playa caribeña o a Disneyland París. Lo importante de las vacaciones en familia es estar juntos sea donde sea, divertirse, compartir y aprovechar un tiempo aunque sea corto, pero de calidad, entre nosotros. Esa es la prioridad.

Para aprovechar bien estos días es necesario romper con nuestro «modus operandi» habitual, para recargar pilas y sacarle partido a las vacaciones. En estos días lo más importante es descansar, desconectar y disfrutar. ¿Cómo conseguirlo? Vamos a verlo:

7 pasos para lograr una sana «desconexión rutinaria» y sacarle el máximo partido al tiempo libre con los nuestros:

 

1.- Deja todo atado antes de comenzar las vacaciones.

¡Trabajo hecho!
¡Trabajo hecho!

En el aspecto profesional, intenta dejar cerrados los asuntos importantes y delegar las tareas pendientes. En la vida personal, procura tener las tareas domésticas lo más al día posible para desconectar de ese tipo de obligaciones durante tus vacaciones.  Si te vas, te dará mucha tranquilidad saber que a la vuelta, tu casa estará en orden y podrás relajarte con una preocupación menos.

 

2.- Aparca a las redes sociales.

Captura de pantalla 2015-04-01 a las 21.01.24
Son solo unos días sin ellas…

Facebook, twitter, instagram… Son una excelente herramienta para interactuar con aquellos que tenemos lejos, pero las vacaciones son ideales para disfrutar del trato personal, cara a cara, con los nuestros. Así que, por unos días, tratemos de centrarnos en ellos. Si compartes cada cosa que hagas ahora, ¿qué contarás cuando vuelvas a la rutina?. Si te vas de vacaciones, siempre puedes recurrir a las postales. ¿Recuerdas la ilusión que te hacía recibir una? Provocar ese sentimiento en alguien está en tu mano (nunca mejor dicho…).

3.- Olvídate del teléfono, la tablet y el ordenador.

Más prohibiciones ;).
Más prohibiciones ;).

Por unos días, trata de vivir «simplemente» el presente. Saborear el lugar en el que estás y la compañía que tienes. Deja de consultar tu correo en cada momento, las webs de noticias e incluso tus blogs favoritos (ehem, ehem…). Seguiremos aquí cuando vuelvas :). Es muy habitual ver a los turistas buscando locales con wifi  y enchufes para enchufar sus dispositivos electrónicos. Para disfrutar del presente es imprescindible la «desconexión digital«.

4.- Cambia la videoconsola por los juegos de mesa y el ejercicio al aire libre.

Captura de pantalla 2015-04-01 a las 21.40.39Rompe con la rutina del sedentarismo y aprovecha estos días para salir con los tuyos y disfrutar del buen tiempo. Si no se te ocurren planes, aquí tienes unos cuantos  😆 . En los momentos en casa podemos abrir el armario de los juegos tradicionales como el trivial, el monopoly o el completísimo ajedrez. ¿Hace cuanto que no disfrutas de una tarde de ocio en familia?

 

 

5. – Visita comercios a pie de calle, mercados y mercadillos.

Librería "Lello", en la ciudad de Porto.
Librería «Lello». Porto, Portugal.

Cada vez somos más los que recurrimos a las compras por internet, por no hablar de la masificación de los centros comerciales. Si descansas en días laborables, aprovecha para ir a las tiendas «de toda la vida». Vuelve a la librería de tu barrio, vete al mercado… Y lo mismo si estás de vacaciones en otra ciudad. No pierdas la oportunidad de perderte por las calles de la ciudad y conocer esas mágicas tiendas tradicionales llenas de encanto.

 

6.- Disfruta de un buen libro.

Pequeños placeres de la vida.
Pequeños placeres de la vida.

Es una de las mejores cosas en las que puedes invertir el tiempo libre. Además de descansar y de pasar tiempo con los tuyos, trata de reservar unos minutos para la lectura. El tiempo invertido en un libro, nunca será malgastado. Los ebooks son fantásticos para el día a día, pero en vacaciones te recomiendo, si puedes, volver al «romanticismo» del libro en papel, y si puedes hacerlo rodeada de naturaleza, mejor que mejor :).

 

 7.- Reflexiona.

Dedícate 5' al día.
Dedícate unos minutos al día.

Las vacaciones, antes o después, siempre se acaban y tenemos que volver a nuestra rutina. ¿Qué te gustaría cambiar a la vuelta? El tiempo libre, y la ruptura con el día a día nos facilita tomar distancia de nuestros problemas cotidianos y ver con más claridad aquello que no nos hace felices. ¿Qué puedes hacer para cambiar lo que no te satisface? ¿Cómo mejorar tu calidad de vida?

 

¡Recuerda las 3 D: Disfruta, desconecta y descansa!

Si te gustó este post, también te gustará...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.