fbpx

Dejar llorar a los bebés: ¿sí o no?

Creo que hoy en día casi todo el mundo sabe que dejar llorar a los bebés es malo. Sin embargo, si vamos un paso más allá, es probable que muchos no sepan responder a la siguiente pregunta: ¿Por qué? ¿Cuáles son las consecuencias de dejar llorar a los bebés?

En el artículo de hoy vamos a dar respuestas concretas a esta cuestión, y quizás más de una te sorprenda. ¿Tiene consecuencias a largo plazo? ¿Existe una edad a partir de la cual se puede dejar llorar a un niño o bebé? ¿Es lo mismo dejar llorar a un bebé de 2 meses que de 2 años? ¿Qué pasa si dejamos llorar a un bebé para dormir?

Continúa leyendo para dar respuesta a esta y otras preguntas. ¿Qué ocurre en sus cerebros al dejar llorar a los bebés?

Dejar llorar a los bebés: ¿Qué ocurre cuando lo hacemos?

Consecuencias neurológicas

En los últimos años, se han realizado diferentes estudios dirigidos a evaluar el impacto del llanto sostenido en los bebés y los niños. Los neurocientíficos apuntan que durante los primeros meses de vida existe un periodo crítico en el que se activan los genes que controlan la ansiedad durante el resto de la vida. Si el niño no desarrolla un apego seguro con sus padres y siente que no puede confiar en ellos, es más probable que esos genes se activen y se convierta en una persona ansiosa.

También se ha descubierto que cuando el bebé llora mucho, algunas células cerebrales son víctimas del estrés y mueren. Cuando un niño está estresado, su cuerpo libera cortisol, una hormona que afecta al funcionamiento de las neuronas. En ese punto, puede mostrar una reactividad extrema ante el estrés. En otras palabras, el niño no logra desarrollar los mecanismos psicológicos necesarios que le permitan lidiar de forma adecuada con las situaciones estresantes.

Consecuencias psíquicas y afectivas

¿Qué mensaje recibe un bebé que llora sin que haya ninguna reacción por parte de sus cuidadores? Podría traducirse en algo así como: «Puedes llorar todo el tiempo que quieras, nadie va a venir a ayudarte«. Este mensaje acarrea consecuencias que desembocan frecuentemente en traumas afectivos, problemas de sueño, ansiedad, dependencia y síntomas depresivos.

Consecuencias sobre su confianza y visión del mundo

El llanto es una herramienta de comunicación. Cada vez que un niño llora está expresando una necesidad. Por eso, cuando no se le presta atención, se daña su confianza. Cuando el bebé llora y sus padres le abrazan y confortan, el pequeño se va formando una imagen del mundo y de las personas que le rodean. Generará sistemas cerebrales que le ayuden a desenvolverse en un lugar seguro: afecto, seguridad, confianza…

Sin embargo, cuando sus necesidades no son satisfechas y tiene que llorar continuamente, creerá que el mundo es un sitio hostil y aprenderá a cerrarse ante situaciones de estrés para asegurar su supervivencia. De hecho, las investigaciones demuestran que durante el primer año de vida existe un periodo crítico para la formación de la confianza en el mundo.

Consecuencias sobre su salud mental

Sue Gerhardt, psicoanalista y psicoterapeuta de la universidad de Oxford, asegura que la primera infancia es la base de la salud mental. Afirma que la mejor manera de luchar contra las enfermedades mentales, contra la violencia y contra la delincuencia es ocupándonos de los bebés.

Consecuencias para el cuidador

Reaccionar ante el llanto del bebé es un comportamiento totalmente instintivo. Cualquier madre del reino animal acude a la llamada de su cría. Es la respuesta lógica, natural y adecuada, que surge del amor y del lazo afectivo que les une.

Por tanto, dejar que el bebé llore también disminuye la sensibilidad del cuidador, ya que éste no se esfuerza por comprender qué necesita el pequeño sino que aprende a ignorar las señales que envía. Es como si el adulto endureciera su corazón, al hacer oídos sordos al llanto del bebé.

¿Qué hacer cuando un bebé llora?

Una vez más, recuerda que el llanto es una herramienta de comunicación. Cada vez que tu hijo llora, está intentando decirte algo. Ya sea que tiene hambre, frío, sueño, que está cansado, que se siente inseguro, incómodo, o que quiere que le cojas en brazos.

dejar llorar a los bebes

Los bebés no tienen las herramientas necesarias para gestionar sus emociones, por eso necesitan al adulto para tranquilizarles, darles seguridad y calmar su ansiedad.

Una vez que hable, podremos comenzar a facilitarle pautas de regulación emocional, ponerle un nombre a lo que siente y explicarle como manejar esa situación. Hasta entonces, dependerá de nosotros para calmarse. No lo dejes llorar, por favor.

Con esto no quiero decir que nunca le digas «no» a un niño y que le concedas todas sus peticiones: «Mi niño quería beber lejía y para evitar que llorase y se traumatizase, se la dejé beber». Sentido común, por favor. En todas las familias y escuelas debe haber unos límites claros que los pequeños deben conocer, pero sabiendo lo que acabas de leer, simplemente procura que el niño sufra lo mínimo posible, porque como ves, su dolor nos perjudica a todos.

El dolor de un bebé repercute en toda la sociedad

Cuanto más cariño… menos lloros

El tacto es fundamental para el desarrollo del bebé, tanto como el alimento o el sueño. Disfruta de tu bebé, ¡es sano y recomendable para ambos! Todo lo que os genere placer a ambos es bueno para el desarrollo de las funciones superiores de su cerebro y prevención de futuras enfermedades, así que ya tienes otro motivo más para mirarle, sonreirle, masajearle, tenerlo en brazos, acariciarle y arrullarle.

¿Hasta que edad debemos atender a su llanto?

Los expertos señalan los 2-3 primeros años de vida como base del desarrollo neurológico, por lo que estos deben considerarse los primordiales en ese aspecto. Al llegar a esta edad, es importante que comencemos a proporcionarles herramientas para que aprendan a gestionar sus emociones sin depender del adulto, pero sí contando con su apoyo y comprensión.

Si cuando un adulto llora buscamos la forma de consolarlo, ¿por qué no hacerlo cuando son pequeños?

¿Qué pasa si dejamos llorar al bebé para dormir?

Hace un tiempo se hizo muy famoso un método para dormir a los bebés que consistía en dejarlo llorar periodos de tiempo que iban aumentando progresivamente. Los bebés tienen una percepción del tiempo totalmente diferente a la nuestra. No saben si llevan cinco o diez minutos llorando y son incapaces de extraer conclusiones.

Por otro lado, el científico Eduard Punset afirma en su libro Viaje al amor que el dolor que experimentan los bebés abandonados en la cuna en la oscuridad, activa las mismas áreas cerebrales que las que se activan en los adultos cuando sufren un desengaño amoroso.

Me despido con una frase para reflexionar:

«Para ser un adulto independiente, primero necesitas ser un bebé dependiente».

Si te gustó este post, también te gustará...

7 comentarios en “Dejar llorar a los bebés: ¿sí o no?”

  1. Ojalá fuera cierto que «casi todo el mundo sabe que dejar llorar a los bebés es malo» porque en mi entorno yo no lo percibo así. Quien lo hace suele decir «porque por llorar un poco no le va a pasar nada, que yo tengo que limpiar/ducharme/etc», «mira que es cabezona, se agarra unas sudadas…» y quien no lo hace (mi madre, que nunca le ha dejado llorar a mi niño) dice que cada una hace lo que cree mejor, y ahí no puedo evitar pensar qué lástima estar tan deshumanizada para pensar que lo mejor es dejar llorar a tu hijo por… hacer cosas de casa/contestar al teléfono… Por eso considero muy necesarios post como éste para ir recordando a quienes todavía tienen dudas (muchas embarazadas, estoy segura) por qué es malísimo dejar llorar a un niño. Por cierto, a mí ya en el hospital cuando nació mi hijo ya me dijo la pediatra: «No tiene que llorar, tiene que coger con seguridad».

    • Hola Laura!

      Antes de nada, decirte que has tenido mucha suerte con tu pediatra. Sí, la verdad es que ya me ha llegado más de un comentario diciendo que mi visión es muy optimista, pero la verdad es que me ha sido muy difícil encontrar artículos que afirmasen lo contrario. Algo del tipo «beneficios de dejar llorar a tu bebé», por lo que di por hecho que la población en general ya está concienciada sobre este tema, aunque sí que suponía que desconocían los motivos.

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario y por elegir la educación afectiva para tu hijo!

      Un abrazo,

      Belén

  2. Hola Belén.

    Yo tengo dos casos diferentes. Mi hijo de tres años que llora cada vez que lo regaño, trato de controlarlo preguntándole el porqué de su enojo, o le doy masaje en la espalda, lo abrazo, le digo que respire y exhale y hasta trato de hacer caras y finjo la voz para que se calme. Pero hay ocasiones en que insiste en su llanto, y hasta pierde él mismo el control de sus emociones y nada de lo anterior funciona y es ahí donde lo dejo llorar. Pasando el tiempo, llega y me dice, «ya mamá, ya me relajé», y me dirijo a él.
    En cambio con el bb, tiene un año y medio, está en una etapa que sigue mucho al papá, y llora cuando se va al trabajo o cuando no lo quiere cargar, y trato de controlar su llanto y me rechaza y busca por toda la casa a su padre. Estoy pasando por un proceso de divorcio, justo hoy mismo, su padre se va de la casa y desconozco como el bb se vaya a comportar. En pocas palabras no sé qué hacer con este muñeco y lo dejo llorando y vaya que no solo llora, si no que hasta berrinches me hace.

    • Hola Mariana:

      Muchas gracias por tu comentario. Antes de nada felicitarte por tu trato con tus hijos.
      Respecto al mayor, ya tiene una edad en la que puede comprender lo que le dices y si para él llorar es una forma de liberar la tensión, en la que no daña a nadie y le funciona para relajarse, pues bien hecho está. Las emociones tienen que expresarse de alguna manera y cada uno debe encontrar la que mejor le vaya, siempre y cuando no entienda el «te dejo llorar» como un abanadono.

      Respecto al pequeño, lo único que puedes hacer (que no es poco) es acompañarle y quererle mucho. Es normal que este cambio en su entorno le afecte y que necesite un periodo de adaptación y que muestre su desagrado y su rabia de la única forma que sabe. Intentad, entre los dos, que no sea un proceso traumático y que los bebés sufran lo menos posible.

      Muchísimo ánimo y un abrazo,

      Belén

  3. Buenas tardes Belén.
    Estoy de acuerdo con todo el artículo, y creo que así debería funcionar siempre, pero la verdad es que no siempre lo puedo hacer. Hay días donde mi hijo está muy demandante y yo tengo mis necesidades que satisfacer. Por ejemplo, solamente con mi arreglo personal,hay veces que es un problema con mi hijo, porque no puedo desprenderme de él un segundo. Entiendo el punto de no dejar llorar a mi bebé, pero no quiero sentirme culpable por tenerlo que dejar llorar de vez en cuando. De los aspectos de ser madre uno de los más difíciles es ser madre sin olvidarme de mí.
    Gracias por este blog.
    Abrazo.
    Pilar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.