Niños autónomos: Beneficios y pautas para lograrlo

Hace tiempo que quería tratar el tema de la autonomía infantil, y como hacerlo desde el comienzo de la vida del bebé, para tratar de aclarar algunos aspectos que han generado confusión, respecto a  su relación con la crianza natural, o la educación libre.

A pesar de que cada vez hay más evidencias científicas que afirman que el contacto de los bebés con, sobre todo, sus madres fomenta el desarrollo físico y emocional, todavía sigue existiendo la creencia generalizada de que prácticas como el colecho o el porteo, durante los primeros años de vida del bebé, genera unos niños dependientes y malcriados. Lo cierto, es que un bebé que ha establecido lazos afectivos sanos con su figura de apego y ha sentido cubierta su necesidad de seguridad en sus primeros años de vida, se convertirá, generalmente, en un niño más autónomo.

Captura de pantalla 2014-08-14 a la(s) 19.16.06

Sin embargo, hay veces que los padres, con esta intención de ser un buen progenitor, prolongan ciertos hábitos en el tiempo: como ayudar a su pequeño a comer, a beber, a vestirse o a mantener su habitación ordenada.
Procurando dar afecto y cariño a los niños y evitar su sufrimiento, están cometiendo el error de dificultar su adquisición de autonomía. Están creando un niño inseguro y dependiente.

Beneficios del desarrollo de la autonomía:

Por eso, hay que prestar atención a fomentar la autonomía desde la primera infancia. Dar pequeñas responsabilidades a los pequeños, les hará sentirse útiles, desarrollarán una autoestima sana, y crearemos futuros adultos autosuficientes, con hábitos sanos y con iniciativa y confianza para llevar a cabo sus proyectos. Los pequeños serán, poco a poco, responsables de sí mismos, libres para desenvolverse en diferentes contextos y situaciones, adaptarse a las normas de convivencia,

¿Qué hábitos de autonomía debemos potenciar en la primera infancia?

Hay ciertos etapas, llamados “periodos sensibles”, de los que quizás os hable en otro artículo, en los que los niños están “más receptivos” a determinados aprendizajes. Hoy, para no extenderme más, os daré algunos pequeños logros, que los pequeños, deberían adquirir en estos periodos de edad. Estos datos deben tomarse como datos orientativos. Siempre teniendo en cuenta que cada niño tiene un desarrollo evolutivo individual:

Captura de pantalla 2014-08-14 a la(s) 18.42.21

Entre los 2 y 4 años: Beber solo; comer solo utilizando la cuchara, y poco a poco, el tenedor; lavarse y secarse las manos; pedir ayuda cuando tiene la boca o la nariz sucia; usar la papelera; controlar esfínteres: en este orden: Saber cuando está sucio, pedir que le cambien, utilizar el orinal, subirse y bajarse el pantalón. Colaborar en mantener limpios los espacios que utiliza.

niños autonomos

 

Entre los 3 y 6 años: Utilizar el cuchillo, el tenedor y la servilleta; limpiarse después de ir al baño; enjabonarse, enjuagarse y secarse; sonarse la nariz; cepillarse los dientes; taparse la boca al toser; dejar limpios los espacios de aseo, mantener limpios los espacios que se usan. Colaborar en algunas tareas domésticas como guardar la ropa sucia, poner y quitar la mesa o extender las sábanas.

 5 Consejos Para enseñarles a ser autónomos:

  1. Muéstrale las indicaciones para hacerlo, en un principio recuérdaselo y deja que lo hagan solos. Da indicaciones, pero no lo hagas por ellos.
  2. Mantén la calma y sé paciente. Recuerda que está aprendiendo. Es normal que al principio haga algo mal o tarde en hacerlo. Reconoce siempre su esfuerzo. Elogia sus mejoras y sus logros.
  3. Establece horarios y rutinas para determinadas tareas, como irse a la cama, lavarse las manos antes de comer, etc.
  4. Puedes emplear cuentos o dibujos, para explicarle cómo y por qué los personajes hacen los hábitos que queremos inculcar.
  5. Recuerda ir ampliando sus responsabilidades y sus hábitos, a medida que adquiere los anteriores.

Si tu niño ya está en edad de adquirir sus primeros pasos de autonomía, y comienzas a tener algunos problemas y no sabes el motivo… no te preocupes; en el próximo post hablaré del libro “Cinta aislante para padres“, de Vicki Hoefle, educadora profesional y coach parental. Concretamente trataré un pequeño apartado, en el que describe las cuatro falsas creencias que impiden educar a tu hijo de forma autónoma. ¡Espero que te sirvan de ayuda!

Captura de pantalla 2014-08-14 a la(s) 18.48.11

Desde hoy este libro formará parte de mi sección de Recursos de Interés, ya que ofrece muy buenas pautas para padres que desean educar a niños seguros de sí mísmos, responsables, cooperativos y afectuosos. ¿Cómo? Mediante un método de no intervención en el que los padres aprenden a “decir menos, actuar menos, microdirigir menos y dejar que los niños asuman un papel activo en su vida y en la vida de la familia”.


¡Suscríbete ya! Llévate este ebook de regalo con actividades de Educación Emocional!

Suscríbete y recibe de regalo

Suscríbete y recibe de regalo “7 consejos prácticos y 2 herramientas infalibles para erradicar las rabietas con Educación Emocional”. Así que ¡No esperes más! Lo recibirás en tu buzón de entrada como obsequio por unirte a esta gran familia. Además, te llegarán todas las actualizaciones del blog, con más artículos dedicados a la Educación Emocional y Social. ¿A qué esperas para suscribirte? 100% seguro y libre de spam.

Por favor comparte en tus redes sociales

10 opiniones en “Niños autónomos: Beneficios y pautas para lograrlo”

    1. Gracias a ti por leerlo y comentar, Joaquín :).

      Es importante para los que escribimos y “nos exponemos” en internet, recibir un feedback por parte de nuestros lectores, para tener una orientación de vuestros intereses, e inspirarnos a la hora de escribir.

      Me alegra mucho que mis artículos te resulten útiles. Te animo a participar también en las redes sociales :).
      Un fuerte abrazo,
      Belén

  1. Me gusta el lenguaje que usas, y me has aclarado los tiempos y directrices a tener en cuenta con mi hija de 2 años y medio. Pensaba que no era autónoma, pero lo achacaba más a su falta de iniciativa a jugar sola (lo hace pero poco tiempo). Pero supongo que, siempre dependiendo del niño, no tiene nada que ver con la autonomía. Un saludo y enhorabuena

  2. Gracias por tus artículos, me han gustado y servido los de inteligencia emocional. Mi hijo tiene autismo leve, habla bastante y entiende todo, pero lo de manejar sus emociones a veces le cuesta un poco. Un gusto conocerte a través de la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *