¿Cómo plantear la Navidad a los niños si no soy creyente?

¿Cómo afrontar las navidades con niños si no perteneces a una religión que la celebre?, ¿Le hablamos de Jesús y del Nacimiento? ¿Qué hay de Papá Noel? ¿y de los Reyes Magos? ¿Cantamos villancicos? Muchas veces me he encontrado con padres que se realizaban esta pregunta, y hoy, tras varias semanas intentando tratar temas más científicos, con bases fundamentadas, me pasaré al otro lado e intentaré daros mi opinión personal sobre cómo tratarlo, además de información al respecto.

Dado que este tema es bastante extenso y hay varios puntos que me gustaría tratar, a partir de la semana que viene, subiré un post todos los viernes hasta finales de diciembre con artículos relacionados con la Navidad. En ellos os mostraré actividades para hacer con vuestros peques en estas fechas, ya que pasan mucho tiempo en casa como juegos, manualidades, recetas… ¡Estoy seleccionando un montón de actividades: fáciles, rápidas y creativas! También os recomendaré algunas adquisiciones que considero “buenas compras” para los regalos de los niños. No soy partidaria del consumismo, pero considero que en el mes de diciembre es casi imposible no realizar alguna compra, por lo que os daré algunas recomendaciones que espero que os sean de gran utilidad :). Y más cositas que pronto iréis descubriendo. ¡Espero que me contéis qué os parece esta idea 😀 !

Captura de pantalla 2014-11-19 a la(s) 21.32.05

Cada vez es más frecuente que personas no religiosas celebren estas fiestas, de hecho, los datos revelan que para la gran mayoría de los jóvenes (84%) estos son días, más bien, de diversión, cenas y reuniones con amigos. Aunque a primera vista pueda parecer que éste no es suficiente motivo de celebración para transmitirlo como mensaje navideño a nuestros hijos, creo que puede llegar a serlo. ¿Por qué no hablarle a nuestros hijos de la parte navideña que nos inspire a nosotros? La Navidad está llena de buenos mensajes, que a pesar de que deben de mantenerse durante todo el año (o durante toda una vida, me atrevería a decir), no está de más recalcar en en esta época:

El agradecimiento: A la vida, la salud, la familia, el hogar, los amigos… Ser agradecidos es una gran virtud, que podemos tratar de reforzar en nosotros mismos y nuestros hijos durante estas fechas.

– La solidaridad: Otro valor de gran relevancia. La Navidad es el momento perfecto para explotar nuestro lado más solidario y servir de ejemplo a los más pequeños. Aunque podemos colaborar económicamente con los más desfavorecidos, no es necesario gastar dinero para ayudar a los demás. Existen otras muchas formas de aportar nuestro grano de arena a una causa en la que creamos. Colaborar con alguna ONG o fundación como voluntarios, ayudar a un vecino, donar aquella ropa o juguetes que no utilicemos, o colaborar con algún banco de alimentos cercano. Como se suele decir: Quien da es más feliz que el que recibe…

La alegría: Encuentros con amigos, pasar tiempo con la familia, decorar la casa, cocinar juntos, la música y las luces en la calle… La Navidad es un periodo de celebraciones, de compartir momentos de alegría con la gente que quieres. No es necesario celebrar ningún nacimiento si no se siente así, pero eso no significa que no podamos reunirnos con las personas que apreciamos para disfrutar de una velada juntos, no :)? ¡Cualquier excusa es buena 😉 !

El hogar: Independientemente de si las navidades proceden o no de una celebración pagana relacionada con el solsticio de invierno, lo que es seguro es que a finales de diciembre hace mucho frío (al menos en España) y anochece muy pronto. Gracias a estas fiestas los niños tienen vacaciones en el cole y muchos padres (ojalá pudieran ser todos) también tienen unos días para disfrutar del tiempo con los suyos, en el calor del hogar, decorarlo, poner música, alimentos tradicionales y volverlo todavía más acogedor.

La generosidad: En este caso no me refiero a la solidaridad, sino a la ya inevitable lluvia de regalos que va unida a estas fechas. Damos y recibimos múltiples regalos, que no tienen por qué ser caros, ni tan siquiera comprados. Muchas madres y abuelas nos brindan un ejemplo de generosidad preparando suculentas cenas y comidas, otros familiares traerán el postre, un buen vino, o cómo no… llamativos regalos para adornar el árbol. Es importante que los pequeños (y también los grandes), seamos conscientes del esfuerzo y del valor que tiene todo lo que recibimos de los demás.

Y este regalito es de…

Referente al tema de los regalos… es inevitable hablar de Papá Noel, de los Reyes Magos… ¿qué contarle a los más pequeños? Esta decisión es personal, y en este caso me temo que seréis vosotros como padres los que tengáis que decidir qué contar a los más pequeños. Es importante saber cómo se trata este tema en la escuela. Saber si ellos realizan alguna representación para los niños, o incluso con ellos. Es muy habitual que en centros laicos (hablo de centros de educación infantil), se hagan representaciones del “Belén” y se siga tratando el tema de la Biblia por una simple cuestión cultural. Si no sois católicos y el centro tampoco lo es, siempre podéis hablar con la maestra y preguntarle cómo trabaja este tema, acercar posturas y hacerlo de manera conjunta. A las educadoras seguro que también le interesa saber qué visión tienen las familias en casa, y es un buen momento para realizar una tutoría, antes de irnos de vacaciones :).

Dispuestos a crear la ilusión de un ser imaginario que trae regalos, recordemos que además de SS. MM. los Reyes Magos y Papá Noel, en nuestro país y en el mundo entero existe una gran variedad de personajes navideños que forman parte de nuestros cuentos de tradición oral.  Narrados como verdad o como ficción, conviene conocer sus nombres y sus historias, unas más idílicas y otras incluso siniestras (impresionante la historia de Joloupukki, en Finlandia). Ya solo en nuestro país existe más de una decena. ¿Los conoces?  😮 . Podéis considerar ésta como mi primera propuesta de una tarde en el hogar, una sesión de cuentos de personajes navideños :). ¡Aquí os dejo algunos!

Captura de pantalla 2014-11-19 a la(s) 20.43.14

… Papá y Mamá

Si no queremos que nuestro hijo crea en la existencia de personajes ficticios, siempre podemos decirle la verdad: que en esta época del año, es una tradición celebrar las cosas buenas de la vida. Disfrutar de los amigos, la familia, los valores, y… ¿por qué no? hacer regalos a la gente que apreciamos. Incluso podríamos introducirles en el “rito” de preparar sus propios regalos para otros familiares (pronto os enseñaré algunas manualidades perfectas para nosotros o para regalar 😉  o colaborar en la elección de alguno que vayamos a comprar para otra persona. También le podemos explicar que estas fechas son señaladas en algunas religiones, en las que también hay grandes eventos.

¡Participa!

Hoy más que nunca te pido tu colaboración. ¿Qué te parece el especial de Navidad? ¿Cómo tratas tú este tema en casa? Agradezco por adelantado la difusión y tu feedback a través de las redes sociales. ¡Muchísimas gracias!

Un fuerte abrazo,
Belén

 


¡Suscríbete ya! Llévate este ebook de regalo con actividades de Educación Emocional!

Suscríbete y recibe de regalo

Suscríbete y recibe de regalo “7 consejos prácticos y 2 herramientas infalibles para erradicar las rabietas con Educación Emocional”. Así que ¡No esperes más! Lo recibirás en tu buzón de entrada como obsequio por unirte a esta gran familia. Además, te llegarán todas las actualizaciones del blog, con más artículos dedicados a la Educación Emocional y Social. ¿A qué esperas para suscribirte? 100% seguro y libre de spam.

Por favor comparte en tus redes sociales

8 opiniones en “¿Cómo plantear la Navidad a los niños si no soy creyente?”

  1. Nuestra niña aun es pequeña. Le hemos explicado q en navidad hay fiesta en el cole que pasamos muchoa dias en familia q ponemos un arbol d navidad y en el nos dejan regalos papa noel y los reyes. Aun no jemos tratado el tema religioso.
    Me parece buena idea q propongas actividades para hacer en casa

  2. ¡Me alegro de que te guste la idea, Rosa! Si tu nena es pequeñita todavía tienes tiempo para pensar. Creo que está bien ver las posibles opciones y barajar hasta dar con la mejor :). Lo más importante es tener tiempo para disfrutar de ellos. Un abrazo y gracias por estar ahí!

  3. Unos días antes de Navidad nos robaron la mochila con el juguete favorito de mi hija de 3 años: un perro pluto. Le dijimos que se había ido a ayudar a papá noel. Caló tanto que no hemos vuelto a hablar de éste. Ahora pregunta cuándo vendrá Pluto y que le va a pedir esto o aquello… Nos encanta.

  4. Nosotros vamos a optar por la verdad, pero el problema que se me plantea es que en el colegio y otros padres hablan de dios, jesus, los reyes, papa noel….y aunq todavía es pequeño ya estoy viendo (para dentro de unos años) que tendré problemas con algún padre porq sus hijos les diran que el mio ha dicho que eso no existe o algo parecido. Y aunque los colegios son laicis, la verdad es que no es así, pr lo que me temo que pasaré por algún enfrentamiento por esta causa.
    ¿Algún consejo al respecto?

    1. Hola, Ruth!
      Muchas gracias por tu comentario :). Respecto a tu consulta, considero que la verdad es el camino más corto. Si el colegio al que asiste tu hijo es laico, estás en tu completo derecho de educarlo bajo esta perspectiva, de hecho es lo más coherente. Si a algún padre le molesta, pues tendrás que explicárselo de la forma más empática que puedas. También será importante la visión que le dé la tutora de aula a los niños. Podrías comentárselo en una tutoría, precisamente para que no le coja por sorpresa. Incluso quizás se anime a dar un giro a su programación :D. Como muestra el artículo hay múltiples perspectivas desde las que hablar de la Navidad, sin caer en los tópicos religiosos y de Papá Noel.

      Un fuerte abrazo, Ruth!
      Belén Piñeiro

  5. Hola Belén. ¡Feliz Navidad!
    Casualidad de la vida he ido a leer este post justo hoy. 🙂
    Me parece muy interesante el tema puesto que yo hace tiempo me pregunto por qué las personas que no creen en Jesús celebran esta fiesta. Si, imagino: la tradición, la fiesta, regalos, comidas… etc. Todo muy bonito. Pero se me hace raro. Yo no celebro fiestas judías, musulmanas o hindúes, etc. religiones a las que respeto profundamente porque no comparto sus creencias ¿Por qué las personas que se declaran ateos y dicen no creer en Dios celebran Su Nacimiento? Me resulta como poco curioso. También me resultó raro cuando me enteré que hay personas que quieren celebrar la Comunión “civil”…
    Por si ayuda a Ruth, os contaré lo que hago yo con mis hijos, pues mi hijo mayor tuvo un amigo hindú que le habló de la reencarnación, cosa que los cristianos no creemos. Le expliqué mi creencia, que obviamente es la que le transmito, no puedo transmitir lo que no creo. Y le expliqué su creencia y x qué no creo en ella pero también le hablé del RESPETO y la CONVIVENCIA. Algo que considero FUNDAMENTAL en una sociedad. Pienso que si todos los padres explicamos a nuestros hijos nuestras creencias y nuestras razones invitando a respetar y ser respetados, el mundo marchará mejor.
    Un saludo, Carmen

    1. Gracias por tu aportación, Carmen :).

      Es cierto, imagino que aunque España diga ser un país laico, la tradición histórica pesa mucho. Yo no me considero practicante de ninguna religión, no me gusta “colgarme una etiqueta específica”. Sin embargo, soy curiosa por naturaleza, y sí que creo que todas, o al menos la gran mayoría, trasmiten ciertos valores que son beneficiosos en cualquier sociedad, para facilitar la convivencia y el bienestar. Y si con la Navidad, tenemos un “pretexto”, para fomentar esos valores en los niños, pues perfecto :).

      Muchas gracias por tu comentario, y Feliz Año Nuevo!!!
      Un abrazo,

      Belén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *