Miedo al cambio: Claves para superarlo

Uno de los miedos más frecuentes con los que me encuentro en padres y docentes y uno de los que más afecta a sus vidas (y, en consecuencia, a la de sus hijos y/o alumnos) es el miedo al cambio. Miedo a cambiar de pareja, miedo a cambiar de ciudad, miedo al cambio de trabajo… Por eso, hoy vamos a profundizar un poquito en este tema e intentar arrojar un poco de luz.

miedo al cambioLa metatesiofobia, término con el que se denomina el miedo al cambio, está compuesta por la palabra ‘Metathesis’ (proveniente del latín y del griego) que significa ‘trasposición’ y la ya conocida palabra griega ‘fobia’ (miedo) es algo muy común en la sociedad actual. Desde que somos pequeños nos inculcan que nuestros objetivos en la vida deben ser buscar una pareja estable, un trabajo estable y tener un hogar (domicilio) estable. Nos han hecho creer que la felicidad y la estabilidad van de la mano.

Sin embargo, cada vez es más evidente que los seres necesitamos adaptarnos a los cambios. Hasta hace bien poco en nuestra historia nuestra especie era nómada y se veía obligada a gestionar su día a día en función de las condiciones y los recursos que tuviesen en cada momento y en cada lugar.

Hoy me gustaría recapacitar un poco acerca de estos miedos, ya no solo por nosotros, sino por los niños. Cuando veo a padres tristes, grises, deprimidos, que parece que viven por inercia…

  • Insatisfechos con sus trabajos “la cosa está muy mal”… pero el miedo al cambio les impide buscar otro.
  • Insatisfechos con sus parejas “es lo que hay”… pero el miedo al cambio les impide tomar medidas.
  • Insatisfechos con su entorno “no hay nada que hacer en este lugar”… pero su miedo al cambio les impide buscar otro sitio en el que vivir más acorde con sus gustos o necesidades.
  • Y un largo etc.

Anclarse en la queja no sirve de nada. No solo no te ayuda, sino que te perjudica a ti y a los que te rodean.


Son personas que se encuentran insatisfechas con su vida, en general, pero su miedo al cambio les impide avanzar, por lo que se encuentran paralizados. Su zona de confort es un lugar incómodo, pero no son capaces de salir de ella.

Te dejo este vídeo realizado por un chico muy joven, que te ayudará a reflexionar sobre esto.

¿Cómo pretendemos que los niños luchen por sus sueños si nosotros no hacemos lo mismo? Intentar ser nuestra mejor versión es lo mejor que podemos hacer por ellos. Veamos qué podemos hacer para vencer estos miedos y mejorar poquito a poco :).

¿Cómo superar el miedo al cambio?

Antes de nada, aclarar que no hay soluciones-milagro. Si consideras que tu miedo es exagerado y que realmente te impide disfrutar de la vida y realizar cualquier tipo de actividad que suponga salir de la rutina y alejarse de tu zona “segura”, consulta a un especialista. Dicho esto, vamos al lío ;).

1.- Evita sentirte culpable. Es lo opuesto a lo que estamos buscando. Reconocer que hay algo que debes cambiar en tu vida, es el primer paso para lograrlo, así que ¡felicítate por ello! Muchas personas no tienen ni la intención de mejorar, así que ya estás un poco más cerca de tu meta.

2.- Cambia tu actitud. Lo sé, escribirlo es más fácil que hacerlo, pero como te he dicho, no hay milagros que valgan. Cambiar tu forma de pensar es complicado, pero es lo más efectivo. Funciona, es así. Cada vez que tú piensas que no puedes hacer algo, otra persona piensa que sí es capaz… y lo hace.

3.- Empieza por pequeñas cosas. Esto va unido al punto número uno. Quizás te has dado cuenta que cuando eras pequeño soñabas con trabajar de bombero, con una casa en la montaña, dos perros y con una forma física estupenda…

Y la realidad es que ahora tienes un trabajo alejado de lo que querías, estás viviendo en un piso diminuto que te desagrada, por lo que has aparcado la idea de tener perros. Cuando te ves en el espejo tampoco observas el reflejo que te gustaría: pareces cansado, desaliñado y te sobran unos 10 kilos para verte como te gustaría.

Así que de hoy para mañana quieres que TODO cambie. Mañana, te levantas, ves que eso es imposible y te frustras, así que sigues en esa rueda de incorfomidad, sin intentar cambiar nada, porque total… es imposible.

4.- Comienza por UN solo objetivo. Si no estás acostumbrado a marcarte metas y, generalmente, tienes poca constancia para lograrlas, es muy aconsejable que te marques un objetivo siguiendo la técnica SMART (en inglés: inteligente, eficaz, brillante).

No tengas miedo al cambio. Lo peor que te puede pasar en esta vida… es que no te pase NADA.

¿Qué es un objetivo smart?

Los objetivos SMART son objetivos eficaces o inteligentes, que ayudan a que sigamos unas pautas para definirlos correctamente y que nos ayuden a alcanzar lo que deseamos. Para que un objetivo sea eficaz debe seguir estos requisitos.

Specific (Especifico): El objetivo debe ser lo más concreto posible. Cualquier persona que sepa tu objetivo debe saber qué es exactamente lo que pretendes hacer y cómo.

Medible (Measurable): El objetivo debe ser medible, por lo que ha de ser una meta cuantificable. En algunos casos es complicado pero debe poder ser medible para poder analizar nuestras estrategias.

Alcanzable (Attainable): El objetivo debe ser ambicioso, un reto para nosotros pero posible. Hay que dar la posibilidad de reajustar los objetivos si hay cambios en el entorno.

Realista (Realist): Debemos tener objetivos dentro de nuestras posibilidades (tanto por nuestros recursos disponibles, como por nuestra motivación por lograr dicho objetivo).

Tiempo (Timely): Hay que tener establecido una línea de temporal, cada objetivo debe estar definido en el tiempo, ya que nos ayudara a marcar las distintas etapas que nos permitirán llegar a la meta propuesta.

5. Utiliza los mini-logros.
Prémiate con cada pequeño paso. Por poner un ejemplo, si tu objetivo es adelgazar 5 kilos en 6 meses, prémiate con cada 500 gramos que bajes. A nuestro cerebro le encantan las recompensas. La satisfacción de haber conseguido un “mini-logro.” Si tu objetivo era cambiar de empleo en un año, prémiate cuando hayas realizado un buen CV; cuando hayas enviado los primeros 10 CV; después cuando hayas enviado 50 más; cuando hayas realizado la primera entrevista… etc.

6. Suma y sigue. Una vez que hayas salido de tu zona confort en un área, continúa con otra que creas que puedes mejorar (si es que te hace falta). Superarnos, aprender, sentirnos capaces, es la base de nuestra autoestima. Conseguir tus objetivos te hará sentirte mejor contigo mismo y eso repercutirá en tu relación con tus niños y en tu forma de educarlos.

Espero que estos consejos te ayuden a superar el miedo al cambio en tu día a día y si es así, ¡que me lo hagas saber! Recuerda que todavía puedes participar en el sorteo que estamos realizando en facebook con la cooperación de Roll and eat, tratando de concienciar a padres y educadores acerca de la educación ambiental. Tienes hasta el 26 de abril para participar. ¡No te lo pierdas!


¡Suscríbete ya! Llévate este ebook de regalo con actividades de Educación Emocional!

Suscríbete y recibe de regalo

Suscríbete y recibe de regalo “7 consejos prácticos y 2 herramientas infalibles para erradicar las rabietas con Educación Emocional”. Así que ¡No esperes más! Lo recibirás en tu buzón de entrada como obsequio por unirte a esta gran familia. Además, te llegarán todas las actualizaciones del blog, con más artículos dedicados a la Educación Emocional y Social. ¿A qué esperas para suscribirte? 100% seguro y libre de spam.

Por favor comparte en tus redes sociales

1 opinión en “Miedo al cambio: Claves para superarlo”

  1. Excelente ,manera de proponer uncambio enlas personas,cualquier cambio que fuere.Las pautas son acertadas ,faciles de concientizarlas ,te motivan a iniciar tu propuestad de CAMBIO,gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *