Mi vuelta a la rutina: mis trucos para (sobre)vivirla

Mi vuelta a la rutina: Trucos para sobrevivir

Ya estamos en septiembre. Ese mes que para muchos representa más el comienzo de un nuevo ciclo que el 1 de enero. Fin del verano, vuelta a la rutina, nuevos proyectos, nuevos propósitos, la depresión postvacacional, la reducción de horas de luz y el descenso de temperaturas…

En esta época del año es muy frecuente encontrarse con personas que presentan síntomas de estrés, de depresión y que viven con la sensación constante de que se pasan el día apagando fuegos. ¿Cómo sobrevivir a esta etapa?

En este artículo te contaré cómo estoy gestionando mi vuelta a la rutina. Organizarme mejor, es uno de mis propósitos para este curso. Hacer más en menos tiempo.

No esperes una pastilla soluciona-problemas ni ninguna receta milagrosa, lo que verás a continuación son métodos simples que estoy implementando en mi vida para evitar volver a perder mi salud emocional y convertirme de nuevo en una workaholic que pasa 16h diarias frente a una pantalla. Dicho esto, vamos al lío.

.

1. Anota todo, todo, lo que tienes entre manos.

¿Cuántos frentes tienes abiertos? ¿lo sabes con exactitud? Es posible que lo primero que pienses sea: “mi trabajo y mi casa”… pero estoy convencida de que si te sientas un rato frente a una libreta saldrán muchas más cosas. Incluso desgranando tan solo esas dos, seguro que puedes dividirlas en muchas tareas y preocupaciones: la vuelta al cole de los niños, el gimnasio, cuidar de algún familiar, las extraescolares de los peques, los tuppers que haces los domingos para toda la semana… etc.

¿Cuántas tareas tienes que hacer cada día? ¿cuántos aspectos diferentes tratas en tu jornada diaria? 

mi-vuelta-a-la-rutinaEste es mi primer consejo: Vacía tu mente, llena tu agenda (o libreta). Asigna un color a cada uno de tus proyectos o áreas de tu vida y a partir de ahí, vete desgranando cada uno de ellos en las tareas que tienes que hacer, en ese mismo color.

Si eres una persona más visual, siempre puedes recurrir a los mapas mentales, aunque aún así, te recomiendo tener una libreta a mano para anotar primero “en sucio” todo lo que después incluirás en tu mapa.

Si no se te ocurren áreas, aquí te dejo algunas ideas: Hogar, trabajo, familia, desarrollo profesional, desarrollo personal, ocio, amigos, pareja…

Apunta todo lo que tienes que hacer de cada una de ellas. El hecho de no tener que recordar todos tus tareas pendientes, te liberará de mucha carga y estrés. Te lo aseguro.

Lleva una libretita contigo y cada vez que te venga a la mente algún asunto pendiente, anótalo y libérate.

.

2. Regálate un rato para ti al aire libre

Si me sigues en instagram, verás que este verano subí varios vídeos a Instagram Stories hablando sobre esto mismo. Para mí, en verano, son imprescindibles mis baños en la playa y/o mis paseos en bicicleta por Barcelona. Ahora llega el otoño y resultará más complicado realizar algunas de estas actividades, pero trataré de usar la bici siempre que pueda, o salir un ratito a leer a un parque cercano.

Lo sé, es posible que suene idílico-imposible, pero no es así. No te lo comento como postureo de una vida perfecta. Nada más lejos de la realidad. Se trata de priorizar y estamos hablando de salud emocional. Tal vez no te sea posible ir a pasear por la orilla del mar cada mañana, pero sí que puedes salir a la compra y tomarte 15 minutos para leer aunque sean diez páginas de un libro en un parque/jardín/lago/sitio-tranquilo antes de entrar en el supermercado.

Hazme caso y disfruta de un rato “sin obligaciones”, en calma y a ser posible, al aire fresco. Te garantizo que te dará energía para el resto del día.

.

3. Prémiate al final de tu jornada laboral

Este punto puedes unirlo al anterior, si es que realmente no tienes tiempo para salir en todo el día. Antes de volver a casa y ponerte con todos los frentes abiertos que te esperan en ella, regálate un ratito para ti. Como hemos dicho antes, puedes, incluso, sentarte en un banco o una terraza a leer y tomarte un refresco (o un zumo, que es más sano 😉 ¡te lo mereces!

La clave de este punto es cerrar un bloque y premiarte por haber conseguido (al menos) algunos de tus objetivos del día: los relacionados con el mundo laboral.  Por muy terrible que haya sido tu jornada -esperemos que no-, algo habrás hecho bien y te mereces premiarte por ello. Así que regálate un momento para bajar revoluciones y motivarte para lo que queda por hacer: los niños, la cena, la lavadora… Te aseguro que llegarás a casa con una sonrisa y mucho menos agobio de lo habitual.

.

4. Elogia la pereza (de vez en cuando)

Lo sé, este es el punto más difícil de todos (al menos para los adictos al trabajo, como yo). Este verano me obligué a leer “Elogio de la pereza: el manifiesto definitivo contra la enfermedad del trabajo”, de Tom Hodgkinson (descatalogado, lo encontré en la biblioteca). Un tema que Bertrand Russell ya había tratado hace casi un siglo en un ensayo con casi el mismo título.

Vivimos inmersos en la cultura del esfuerzo, de la productividad, incluso el ocio tiene que estar repleto de viajes, aventuras y estímulos para tener una vida plena (de la que alardear en redes sociales). Y, por supuesto, estoy de acuerdo en que es fantástico vivir muchas experiencias y en que eso es, probablemente, lo que recordaremos cuando seamos abuelitos… Pero si queremos llegar a ancianos, tenemos que cuidarnos y eso incluye dedicar un tiempo (aunque sea poco) al descanso. A NO HACER NADA.

Nuestro cerebro necesita parar, desconectar de vez en cuando y nuestro cuerpo, también. Esto es algo que estoy teniendo muy presente en mi vuelta a la rutina. 

Es posible que si tienes niños te sea muy difícil tomarte un domingo entero de manta, sofá y libro, pero al menos, ten presente y anota en un libreta de tareas pendientes que TIENES que descansar y no lo dejes para “algún día”, porque todos sabemos que eso equivale a nunca.

.

5. Ocúpate de ti, en TODAS tus facetas

Si has llegado hasta aquí, te pido que vuelvas al punto Nº1 de la lista y que revises todos los campos que he descrito que podrías incluir en tu libreta-organizador. ¿Dedicas tiempo a todos ellos? Si tu respuesta es: “No, no lo hago“, ya tienes un nuevo propósito para este curso: cubrir aquellas facetas que has descuidado.

Si uno de los puntos que has descuidado es el de tu desarrollo personal (o profesional si eres profesor o educador), permíteme incluir esta pequeña cuña publicitaria 😉 . 

Hoy quiero mostrarte una de las colaboraciones que estoy realizando con Ebrolis y otros autores de educación con los que hemos creado este pack de ebooks titulado “Ser padres“, con la gran novedad de que tú eres el que pone  precio a nuestro trabajo.

Sí, has leído bien: pagas lo que quieras por el pack y decides adónde va tu dinero.

Si quieres mejorar tu labor como padre/madre o educador, pero la vuelta al cole te ha vaciado los bolsillos… no te preocupes ¡el dinero no es inconveniente para acceder a la cultura con este pack :)!

¡Paga lo que quieras! Tú decides cuánto quieres pagar por estos libros increíbles entre los que encontrarás tres de mis títulos. Tú decides cuánto va para los autores <3, cuánto para una fundación sin fines de lucro y cuánto para Ebrolis, la plataforma que ha creado este fabuloso sistema.

Además, podrás leer los libros en cualquier dispositivo (tablet, PC, teléfono o e-reader) ya que recibirás versiones en PDF, EPUB y MOBI de cada uno.  

Este pack tan sólo estará disponible hasta el día 25 de septiembre. Quedan tan sólo 5 días para hacerse con él. Teniendo en cuenta que, una vez más, puedes pagar LO QUE QUIERAS… ¡yo de ti no esperaría! ¡Hazte con él!

Nos vemos la semana que viene con más novedades ;).

 

Imagen de la portada: Designed by Freepik

¡Suscríbete ya! Llévate este ebook de regalo con actividades de Educación Emocional!

Suscríbete y recibe de regalo

Suscríbete y recibe de regalo “7 consejos prácticos y 2 herramientas infalibles para erradicar las rabietas con Educación Emocional”. Así que ¡No esperes más! Lo recibirás en tu buzón de entrada como obsequio por unirte a esta gran familia. Además, te llegarán todas las actualizaciones del blog, con más artículos dedicados a la Educación Emocional y Social. ¿A qué esperas para suscribirte? 100% seguro y libre de spam.

Por favor comparte en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *