La silla de pensar – ¿Alternativa al castigo?

Hace unos días, recibí un mail de una lectora, mostrándome su interés sobre el tema de “La silla de pensar“, y me sugirió escribir un artículo al respecto. Hacía tiempo que tenía en mente tratar este asunto y me apetecía también compartir la idea de “El banco de la amistad“. Así que hoy hablaremos de ambas cosas en un breve artículo.

LA SILLA DE PENSAR:

La silla de pensar es una “herramienta” que se utiliza generalmente en las escuelas infantiles (y también en algunos hogares) cuando se considera que el niño no ha tenido una conducta adecuada o no ha reaccionado bien ante determinada situación. Ante algo así, invitamos al pequeño a «reflexionar» en la silla por unos minutos (en las ocasiones en las que he visto utilizarla, los minutos, eran tantos, como años tenía el niño, por ejemplo: 2 años = 2 minutos). El niño debe estar solo y pasados esos minutos se le invita de nuevo a regresar con el grupo, se le pregunta si se ha calmado, se le pide que le dé un besito o un abrazo en el caso de haber lastimado a alguien, y se acabó el conflicto.

Captura de pantalla 2014-11-12 a la(s) 22.47.00

¿Qué enseñamos a través de ella?

Considero necesaria esta reflexión: ¿pensar es un castigo? ¿por qué llamarla así? El castigo es un refuerzo negativo, la imposición de algo que no deseamos. Si “mandamos al niño a pensar” en un momento de enfado, donde la situación nos supera, el pequeño sentirá que pensar es un escarmiento. La verdad es que nunca he visto “enviar” a un niño a pensar sin ese alarde de “te vas solo a la silla porque te has portado mal”. Seamos honestos, aunque en su día este método se presentó como una alternativa al castigo, en la mayoría de los casos, es utilizada como eso mismo, disfrazado con un manto de buena voluntad.

¿Qué pasa en la silla de pensar?

En realidad cuando el niño está en la silla, está aislado, “enrabietado” y frustrado. Al estar obligado a «sentarse un momento a pensar» probablemente esté todavía un poco más enfadado que antes, por lo que hemos conseguido acrecentar el cúmulo de sentimientos “negativos” que muy posiblemente han sido la razón que le ha llevado ahí.  Obviamente esta situación no invita a la reflexión de la conducta realizada. Él está sentado en la silla mientras los demás esperan a que ÉL sea quién arregle las cosas, a partir del aislamiento y la orden recibida de “pensamiento/reflexión” que se espera llegue solamente por estar en la silla, y sin brindarle acompañamiento emocional ni físico.

Captura de pantalla 2014-11-12 a la(s) 22.51.23
¿Una alternativa al castigo?

¿Qué alternativas tenemos?

Dado que nos encontramos hablando de niños de edad temprana, os invito a leer este artículo con herramientas para gestionar las rabietas de los 2 años. He recibido muy buen feedback de este post, por lo que me atrevo a decir que son realmente útiles ;). Además, a los papis os invito a utilizar otro tipo de silla (o sillón 😉 para pensar, ése en el que te sientas con tu hijo y mantienes una conversación en calma, esa silla en la que ellos se expresan y nos cuentan lo que les preocupa porque les prestamos nuestro tiempo y nuestra atención, porque estamos tranquilamente hablando incluso con una mantita y algo caliente para el frío. Esa silla de pensar es la que yo recomiendo a los padres tener en casa ;). De todas formas, las rabietas son inevitables, así que te animo nuevamente a leer este artículo haciendo click en la imagen 😀 .

Captura de pantalla 2014-11-12 a la(s) 23.40.23
Y sobre todo… paciencia 🙂

 

Y además…

Consejos a tener en cuenta ante un conflicto:

Y para las aulas… EL BANCO DE LA AMISTAD

Lo prometido es deuda: Os animo a convertir la silla de pensar en “El banco de la amistad” :). Una herramienta contra el acoso escolar, un sitio donde encontrar consuelo, ánimo, alegría y conocer nuevas amistades. Será genial pintar la silla o el banco con los alumnos en clase, utilizando colores alegres y palabras positivas como: respeto, esperanza, sonrisa, valor… Aquí tienes más información sobre su creadora, una niña de 10 años. ¡Qué maravillosa es la creatividad infantil!

Captura de pantalla 2014-11-12 a la(s) 22.23.08
Acacia Woodley

 

¡Hasta aquí el post de hoy! Espero que os haya resultado de utilidad y espero recibir más y más comentarios y sugerencias a través del mail y las redes sociales :). No os olvidéis de difundir este post si os ha gustado :).

Un fuerte abrazo, hasta la semana que viene!
Belén


¡Suscríbete ya! Llévate este ebook de regalo con actividades de Educación Emocional!

Suscríbete y recibe de regalo

Suscríbete y recibe de regalo “7 consejos prácticos y 2 herramientas infalibles para erradicar las rabietas con Educación Emocional”. Así que ¡No esperes más! Lo recibirás en tu buzón de entrada como obsequio por unirte a esta gran familia. Además, te llegarán todas las actualizaciones del blog, con más artículos dedicados a la Educación Emocional y Social. ¿A qué esperas para suscribirte? 100% seguro y libre de spam.

Por favor comparte en tus redes sociales

3 opiniones en “La silla de pensar – ¿Alternativa al castigo?”

  1. Os pongo mi punto de vista. Yo la utilizo, no hay un sitio concreto, solo le saco del juego para que se y se sienta mirando al resto de los niños para que vea cómo se juega de forma correcta, y q vea lo bien q se lo pasan. A los pocos minutos pregunto si cree q estan divirtiendose. Asi vuelve juego, y todo, hago q el resto le acepte de nuevo en sus juegos. Para que no le marquen.
    Todo depende de cómo se utilice. Siempre desde cariño y el respeto.
    Siento si les aburrí. Quería dar mi punto de vista

    1. Pacita, veo que tu intención es la correcta. Sin embargo, cuando el niño pega, empuja, o se comporta de una forma agresiva, lo hace pq probablemente ha sentido ira, rabia o alguna otra emoción que no ha sabido exteriorizar de otra forma y la ha expresado de la única forma que sabe.

      Considero que, en este caso, nuestra labor como docentes es darles alternativas para gestionar esta emoción, sin dañar a nadie: ni a los demás, ni a sí mismos. Enseñarle a identificar la emoción que les hace comportarse así y darle herramientas para gestionarla adecuadamente. Si no le decimos qué hacer cuando se sienta de esa manera, sólo conseguiremos que se reprima para que no le castiguen, o que se sienta culpable y ese no es nuestro objetivo. Reprimir una emoción no hace que desaparezca… al contrario. Es muy posible que el día que “explote” sea peor. Las emociones no se esconden, se gestionan.

      Muchas gracias por tu comentario.
      ¡Recibe un fuerte abrazo!

  2. He de reconocer que he empezado leyendo el artículo y no estaba nada de acuerdo contigo. Por suerte he continuado leyendo y me he dado cuenta de que en realidad tenemos la misma opinión y no solo eso sino que me ha encantado tu idea del asiento para compartir pensamientos y el banco de la amistad.
    Me parece muy interesante tu blog y creo que te has ganado una nueva seguidora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *