Gestión Emocional: Sesión completa de Qigong para niños

Estrenamos la sección “Entre Maestros” de la mano de Iván Trujillo, mi primer maestro de Qigong. Como muchos ya sabéis practico esta disciplina desde hace un tiempo y personalmente he notado muchísimo sus beneficios a todos los niveles. Por eso le he pedido a Iván que comparta contigo una serie de ejercicios muy sencillitos para gestionar las 5 emociones básicas, por lo que espero que te animes a probarlos tanto a nivel personal como con tus pequeños, porque como verás, son muy fáciles de realizar y no necesitas adquirir ningún material, tan sólo ponerte una ropa cómoda y prepararte para disfrutar de unos minutos de calma, paz y bienestar. Si necesitas una herramienta para que tus peques se relajen, se centren y se calmen, estás de enhorabuena. Iván te dará las claves para hacerlo. Tan sólo me queda desearte que lo disfrutes y esperar a que me cuentes qué tal tu experiencia en los comentarios :).

 

Los 5 Elementos: Qigong para las emociones

Desde tiempos inmemoriales la Medicina Tradicional China se ha servido de diversas herramientas para mantener la salud del pueblo chino. Una de ellas, y para muchos la más importante, ha llegado hasta nuestros días tras transmitirse de generación en generación.

El Qigong, para quienes no lo conozcáis, es una técnica que pretende integrar el cuerpo, la respiración y la mente, mediante ejercicios físicos que contienen movimientos y posturas estáticas, acompañados de respiración abdominal y la mente focalizada en cada movimiento, todo ello para lograr un beneficio físico, mental y emocional.

Sus ejercicios se realizan de forma lenta, fluida y con estiramientos puntuales, los cuales suelen ser suaves y en los que la intención es más importante que la fuerza.

Según la Medicina Tradicional China la salud se puede ver alterada básicamente por dos motivos: por los factores patógenos externos y por los factores patógenos internos. Los primeros vienen siendo las inclemencias del tiempo (viento, humedad, sequedad,…) y los segundos sería la gestión no adecuada de nuestras emociones: la ira, la euforia, la preocupación, la tristeza y el miedo. En el caso de las emociones, que es lo que nos trae hoy aquí, si esta gestión inadecuada se prolonga en el tiempo, puede llegar a provocar un desequilibrio energético y eso a su vez algún problema de salud.

A fin de recuperar ese equilibrio energético en nuestro cuerpo, existen incontables ejercicios de Qigong, cada uno de ellos destinado a trabajar sobre uno o más de los conocidos cinco elementos o arquetipos: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. Estos elementos tienen un movimiento energético determinado y se entiende que todo aquello que tenga un movimiento energético similar a ellos, se encuentran relacionado entre sí.

Así entonces podemos ver la relación que existe entre la ira, que su energía es expansiva y se asemeja a la de la Madera, que actúa de la misma manera. Vemos la euforia que se comporta como el Fuego, de manera ascendente. La preocupación como la Tierra, ascendente y descendente a la vez. La tristeza como el Metal, condensado. Y por último el miedo como el Agua, que es descendente.

Para que podáis practicarlos en casa en compañía de vuestros niños, os voy a explicar cómo realizar unos sencillos ejercicios de Qigong y así experimentar cómo es posible regular y equilibrar nuestras emociones moviendo nuestro cuerpo de una forma muy fácil. Cada uno de ellos podemos repetirlo tres veces.

 

Descripción de los ejercicios

Durante toda nuestra práctica tenemos que mantener una postura relajada pero erguida, con los pies ligeramente abiertos hacia fuera y separados entre sí a la distancia de nuestra cadera, las rodillas un poquito flexionadas, el mentón retraído, los hombros bajos y las axilas ahuecadas. Vamos a hacer cuatro ejercicios, cada uno de los cuales corresponde a uno de los elementos antes citados. El quinto, la Tierra, lo utilizaremos como “separador” entre cada uno de los otros cuatro, ya que es el movimiento estabilizador.

  • Tierra – Preocupación

Una vez que hayamos adoptado la postura indicada anteriormente, a la vez que realizamos una inspiración, subiremos las manos por delante de nosotros hasta la altura de los hombros y seguidamente, durante la espiración, las volveremos a bajar realizando el mismo recorrido hasta que se coloquen por delante de nuestro ombligo. Con los dedos índices y pulgares dibujaremos un triángulo, y todos los dedos menos los pulgares apuntarán hacia el suelo. En este momento nos hemos colocado en la postura estática con la que podemos estabilizar nuestro cuerpo, nuestra respiración, nuestras emociones, ésta es la postura del elemento Tierra. Con este ejercicio estamos preparándonos para el trabajo que vamos a realizar a continuación. Mantendremos esta postura durante varias respiraciones completas, prestando atención a las mismas y realizándolas de manera lenta y relajada, pero sin forzarla en ningún momento.

  • Metal – Tristeza

Desde la postura anterior, subiremos las manos por delante del cuerpo hasta la altura de nuestro pecho, quedándose a una distancia aproximada de un palmo de éste. Las manos se colocarán en la “postura de rezar”, con las palmas enfrentadas entre sí, pero sin que lleguen a tocarse entre ellas. Entonces en el momento que se inicie la inspiración, separaremos las manos hasta la anchura de los hombros, manteniendo el enfrentamiento de las palmas, y al llegar la espiración, volverán a acercarse. Nuestra intención ha de estar principalmente en separar las manos, ya que cuando una persona está viviendo un estado de tristeza o de depresión, tiende a cerrarse de hombros y respirar con mayor dificultad. De esta manera favorecemos la apertura de la caja torácica y la entrada de oxígeno. Cuando acabemos la última repetición, desde la “postura de rezar”, volveremos a llevar las manos a la altura del ombligo, para adoptar la postura del elemento Tierra.

  • Agua – Miedo

Éste es el ejercicio que resulta un poquito más exigente a nivel físico. Desde la postura anterior y mientras espiramos, vamos a ir flexionando las rodillas hasta colocarnos en cuclillas. Los talones en todo momento se encuentran en contacto con el suelo y las rodillas siempre siguen la línea de los pies, es decir, nunca se acercan entre sí. Los brazos no se mueven y la espalda se intenta mantener lo más recta posible. Cuando llegue la inspiración, iniciamos la subida poco a poco hasta casi estirar las piernas del todo. En esta ocasión nuestra intención se encuentra en la subida, ya que cuando una persona padece miedo o pánico, la energía del elemento Agua se “hunde” y de esta manera ayudamos a que vuelva a equilibrarse. Tras realizar la última repetición, nos volvemos a colocar en la postura del elemento Tierra.

  • Madera – Ira

Desde la postura de Tierra, colocamos las manos con las palmas mirando hacia arriba, separadas las muñecas del ombligo a una distancia de un palmo. Vamos a imaginar sostenemos en las manos una esfera y que éste se encuentra delante de nuestro pecho. Entonces, mientras inspiramos, vamos a subir las manos hasta la altura de los hombros, como si acariciásemos esta esfera por la parte exterior. Al llegar la espiración, las manos van a hacer el recorrido inverso hasta llegar delante del ombligo. En esta ocasión nuestra intención va a estar en mantener sujeta esta esfera, en comprimirla con suavidad tanto en la subida como en la bajada. Cuando se sufre de ira o de rabia, la energía se escapa en todas direcciones y de esta manera ayudamos a evitarlo. De igual forma, con la subida y bajada de los brazos, las costillas flotantes realizan un pequeño masaje al hígado, que es uno de los órganos que se ve más afectado cuando se convive con la ira. Como en los ejercicios anteriores, al realizar la última repetición, se vuelven a adoptar la postura del elemento Tierra.

  • Fuego – Euforia

Y ahora ya pasamos al último, al ejercicio del elemento Fuego. Este es el único ejercicio de la serie que contiene dos lados. Empezaremos por el lado izquierdo. Para ello, giraremos ligeramente nuestra cintura hacia la izquierda y colocaremos ambas manos palma contra palma sin llegar a tocarse, estando la mano izquierda arriba y la derecha debajo. En el momento de la inspiración ambas manos se separan, la izquierda va hacia arriba y la derecha hacia abajo, sin que la primera supere la altura del hombro y la derecha no baje más del ombligo. Al llegar la espiración se vuelven a acercar, coincidiendo a la altura del corazón. Lo repetiremos tres veces y después cambiaremos de lado, girando la cintura ligeramente hacia la derecha y alternando la posición de las manos. La intención de este ejercicio se encuentra en el acercamiento de las manos, especialmente en la mano que se encuentra por encima, ya que la euforia provoca que la energía vaya hacia arriba y así nos ayuda a devolverla a su equilibrio. Una vez realizada la última repetición, volvemos a la postura del elemento Tierra y seguidamente subimos los brazos hasta la altura de los hombros a la vez que se realiza una inspiración, y se vuelven a bajar durante la espiración hasta la posición de firme.

Después de mostraros un poquito en qué consiste el Qigong, espero haberos despertado la curiosidad y que os animéis a practicarlo en casa para que así podáis comprobar por vosotros mismos los beneficios que tiene para la salud.


Iván Trujillo Cuevas

Captura de pantalla 2016-01-20 a las 11.26.18

Presidente de Alquimia InternaInstructor de Qigong – Monitor de Taijiquan de Wudang 

Iván, 3er duan de Qigong de la Salud por la Chinese Health Qigong Association, ha participado en múltiples cursos de perfeccionamiento técnico con Maestros Internacionales. Obtuvo la 1º y 2ª clasificación en categoría individual masculina en el campeonato internacional de Health Qigong, celebrado en New York City el pasado 2013, dos 2ªs en el celebrado en Jiuhuashan, China, en 2014, así como dos 1ªs en el celebrado en Oporto, Portugal, en 2015.

 

 


¡Suscríbete ya! Llévate este ebook de regalo con actividades de Educación Emocional!

Suscríbete y recibe de regalo

Suscríbete y recibe de regalo “7 consejos prácticos y 2 herramientas infalibles para erradicar las rabietas con Educación Emocional”. Así que ¡No esperes más! Lo recibirás en tu buzón de entrada como obsequio por unirte a esta gran familia. Además, te llegarán todas las actualizaciones del blog, con más artículos dedicados a la Educación Emocional y Social. ¿A qué esperas para suscribirte? 100% seguro y libre de spam.

Por favor comparte en tus redes sociales

8 opiniones en “Gestión Emocional: Sesión completa de Qigong para niños”

  1. Me alegra ver a Iván por estos parajes. Y como siempre, con el sello que le caracteriza… Tomarse el tiempo para hacer las cosas bien y poner tal atención al detalle siempre es de agradecer.

    El qigong mola mucho, y yo tuve la suerte de conocerlo de manera más bien indirecta hace tiempo a través del entrenamiento en otro arte marcial, ya que nos enseñaron correspondencias entre esta y el taichi así como el qigong. Le atribuyo además la cualidad de ser el único tipo de entrenamiento (todo lo mencionado pero en conjunto) que nos dejó totalmente sin potencia física; para hacer las cosas a través de la técnica correcta en vez de a capón, según declaraba el maestro.

    Una forma muy práctica y original para trabajar las emociones haciendo cosas con el cuerpo, en vez de con la cabeza, que puede costarle más (y también cansar antes) a los peques.

    Un fuerte abrazo.

  2. Me ha encantado conocer esta técnica de la mano de Iván, creo que aprender a gestionar las emociones es todo un arte y súper poder hacerlo mientras haces algo de “ejercicio”, porque aunque parezca muy “suave” al hacer cada movimiento gestionando una emoción puede dejarte agotado (al menos es lo que yo creo).

    Muchas gracias por enseñarnos esta nueva forma de “integrar el cuerpo, la respiración y la mente, mediante ejercicios físicos que contienen movimientos y posturas estáticas”. Me apunto a experimentarlo 🙂

    1. Muchas gracias, Diana. De corazón te animo a probarlo, y a comentarnos tus sensaciones :).

      Iván es un gran profesional del Qigong y la Medicina Tradicional China, por lo que nadie mejor que él para mostrarnos cómo iniciarnos en esta disciplina.

      Me alegro muchísimo de que te haya gustado,

      Un abrazo grande

  3. Hola Belén e Iván,

    Pues lo he probado y me encantó! Seguiré investigando y probando porque parece muy interesante esta disciplina. Por lo que he notado se trabaja mucho la conexión cuerpo-mente.

    Me parece una muy buena la idea de recomendarlo a los peques 🙂

    Un abrazo y gracias por compartir!!

    1. ¡Hola Edu!

      Me alegro mucho de que te hayas animado a probar el Qigong :). Estos ejercicios son muy sencillitos, para trabajar con los peques, pero en otros notarás también los beneficios a nivel físico, además de la conexión cuerpo-mente, claro está :).

      Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *