Diario emocional: Inteligencia Emocional para educadores

El diario emocional

¿Cómo enseñar Inteligencia Emocional a los más pequeños si nosotros no hemos desarrollado esas habilidades? Hoy te propongo aprovechar el verano para incluir una nueva rutina en tu vida: El diario emocional.

Como habrás podido imaginar, esta actividad consiste en escribir un diario en el que plasmes las emociones que has vivido durante el día. Además de ponerle nombre a lo que sentimos, acompañaremos esto con la situación que ha generado esa emoción, la intensidad con la que las has vivido y todo aquello que puedas describir acerca de ella.

¿Por qué crear un Diario Emocional?

Este ejercicio es un primer paso en tu autoconocimiento. También te vendrá bien para trabajar tu autoestima, para valorarte y para aceptarte y aprender a no juzgarte.

El diario emocional es una herramienta que te ayudará a entender las causas de muchos de tus comportamientos, reacciones, miedos, frustraciones, tristeza, desolación…

Gracias a él sabrás qué emociones son más frecuentes en tu día a día, aquellas que perduran más en el tiempo… y también aquellas que no surgen con tan a menudo como te gustaría. Saber todo esto es el primer paso para intervenir y cambiar lo que desees.

Diario Emocional: Una herramienta con beneficios probados

Por si los argumentos que te acabo de nombrar no son suficientes, aquí tienes un par de estudios científicos que muestran los beneficios mentales y físicos que tiene la expresión por escrito nuestros sentimientos:

El mejor motivo para crear tu Diario Emocional

Si has visto el título de esta publicación, verás que la he descrito como una herramienta muy útil para padres y educadores, ¿verdad? Es muy posible que te preguntes por qué la he identificado como tal. Aquí tienes la respuesta.

Conocer tus emociones te ayudará a aceptarlas, comprenderlas y gestionarlas. Estas son la base de la Inteligencia Emocional y ser emocionalmente inteligente te será de gran ayuda en tu labor educativa (créeme). ¿Cuántas veces te has visto sobrepasado en la educación de tus pequeños? ¿Cuántas veces has perdido los nervios? ¿Cuántas veces has sentido que necesitabas más paciencia o te has arrepentido de tu forma de reaccionar ante el comportamiento de tus niños? La Inteligencia Emocional te ayudará a evitar que esto suceda.

Un momento de calma en un momento de estrés puede librarte de cientos de momentos de arrepentimiento

Y no solo eso, si quieres enseñar Inteligencia Emocional a tus pequeños, necesitarás integrar estos hábitos en ti. Así que quiero que utilices esa motivación para incluir esta rutina en tu vida: ellos deben ser tu motivo para querer ser mejor. 

De la misma forma que no podemos enseñar a sumar hasta que hemos integrado la suma en nuestra vida, no podemos enseñar a leer si no lo hacemos correctamente… No podemos transmitir herramientas de Inteligencia Emocional hasta que ésta forme parte de nosotros.

¿Cómo crear tu Diario Emocional?

Diario Emocional

Y ahora sí, vamos al grano. Veamos cómo desarrollar esta actividad. Aquí tienes el paso a paso:

  • Cómprate una libreta bonita, un cuaderno que te invite a escribir… o si quieres puedes hacerlo en el ordenador o en el smartphone, pero yo recomiendo el uso de los clásicos: boli y papel.
    .
  • Una vez que tengas tu libreta o documento, lo siguiente será crear la plantilla de tu Diario Emocional. Te dejo la primera que utilicé yo en su día, por si te sirve de guía. Puedes realizar las modificaciones que desees, aunque te recomiendo no quitar recuadros. Como mucho, añade bloques, pero no los retires. Ahora te explicaré qué nos aporta cada una de estas columnas.

Emoción

Causa

Intensidad 

Duración 

Reflexiones

  • Elige el momento del día para escribir. Escoge un momento tranquilo, en el que puedas estar en silencio. Normalmente recomiendo reservar unos 20 ó 30 minutos al final del día, antes de acostarnos para calmar revoluciones y sentarnos a escribir.
    ,
  • Haz balance de tu día, comenzando desde la mañana: Coge el boli… y empecemos a recordar las emociones vividas a lo largo del día y a rellenar nuestras columnas:
    .

    • Emoción/sentimiento: Puedes comenzar por este punto del cuadrado o dejarlo para el final. Quizás te resulte más sencillo escribir primero los síntomas, las causas, etc y terminar por ponerle nombre: triste, desamparado, feliz, motivado, alegre, entusiasmado, desganado…
      .

      • Importante: Los nombres que pongas a tus emociones te ayudarán a entender cómo te estás sintiendo y por qué. No digas “Me sentí triste” si la palabra que mejor describe tu estado emocional sería decepcionado, compungido, melancólico o herido. Sé todo lo concreto que puedas. Estoy segura de que conoces más emociones que 6 ;).
        .
    • A causa de: ¿Cuál ha sido el detonante de la emoción? despertarme solo; la reunión que tenía a las 10; discutir con mi socio el día anterior… lo que sea.
      .
    • Intensidad: Podemos utilizar una escala básica: Del 1 al 10. Siendo la puntuación más baja el “1” y la más alta el “10”. Probablemente comiences por identificar aquellas emociones que tengan un mayor grado de intensidad, pero poco a poco serás también consciente de emociones que sientes a un nivel de intensidad más bajo.
      .
    • Duración: “5 minutos, hasta que me metí en la ducha”… “30 minutos, hasta que salí de casa”. Es importante ir identificando poco a poco qué emociones son las que nos acompañan de forma más prolongada a lo largo del día.
      .
    • Reflexiones: Describe todo lo que puedas acerca de esa emoción: ¿Qué síntomas físicos ha provocado en ti? “Me dolía un poco la cabeza y sentía algo de presión en el pecho. ¿Qué pensamientos? ¿Hacia qué conductas te incitaba? No tenía ganas de ir a trabajar y me apetecía quedarme en la cama…” “Sentía mucha energía, caminaba por la casa tarareando, estaba muy optimista”.
      .
    • Sigue haciendo memoria de toda la jornada y llega hasta el momento presente. Te darás cuenta de la cantidad de cosas que habrás hecho a lo largo del día (¡fenomenal para tu autoestima!). Centra tu atención tanto en emociones desagradables como agradables. Todas son igual de importantes.
      .
    • Termina el ejercicio describiendo cómo te sientes mientras escribes tu Diario Emocional.
      .
  • Importante: No te juzgues. Este ejercicio no es para eso. No se trata de querer cambiar nada, ni de emitir juicios acerca de lo que sientes o criticarte. Es simplemente una herramienta de observación que permite aumentar tu nivel de conciencia sobre las emociones que sientes habitualmente y las causas, personas o pensamientos que las provocan.

En un par de semanas podrás hacerte una idea de cuáles son las emociones más habituales en tu día a día y cuáles no son frecuentes. Esta información será la base sobre la que construirás tu gestión emocional. Teniendo la información, resulta mucho más fácil comenzar a cambiar aquellas cosas que desees mejorar en tu vida.

Poco a poco te darás cuenta de que eres más consciente de cómo te vas sintiendo a lo largo del día. Incluso puedes llevar tu diario contigo e ir anotando las emociones cada vez que las identifiques. Verás que cada vez te resultará más fácil ser consciente de cómo te sientes en cada situación.

 


¿Quieres formarte conmigo y conocer las mejores herramientas para Educar las Emociones en la primera infancia?

No te pierdas los mejores cursos en Innovación Educativa y nuevas metodologías de enseñanza, impartidos por los mejores profesionales: Conviértete en un experto en Innovación Educativa: Escuela con Corazón


¡Suscríbete ya! Llévate este ebook de regalo con actividades de Educación Emocional!

Suscríbete y recibe de regalo

Suscríbete y recibe de regalo “7 consejos prácticos y 2 herramientas infalibles para erradicar las rabietas con Educación Emocional”. Así que ¡No esperes más! Lo recibirás en tu buzón de entrada como obsequio por unirte a esta gran familia. Además, te llegarán todas las actualizaciones del blog, con más artículos dedicados a la Educación Emocional y Social. ¿A qué esperas para suscribirte? 100% seguro y libre de spam.

Por favor comparte en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *