¿Cómo inculcar el hábito de la lectura? Recomendaciones de literatura infantil 0-6 años

Cuando le contamos un cuento a un niño, estamos creando un vínculo de afecto y seguridad que necesita para crecer seguro y fuerte en el mundo que le rodea. Al escuchar nuestras palabras su mente se abre al conocimiento y comienza a crear nuevas estructuras en su desarrollo intelectual, sus sentidos, su creatividad e imaginación, se enriquece su lenguaje, se incrementa su sentido crítico… en definitiva, le estamos ayudando a forjar su identidad. Pero, ¿cómo inculcar el hábito de la lectura en los más pequeños?

Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 21.40.30
¿CÓMO CONSEGUIR QUE MI HIJO DISFRUTE DE LA LECTURA? 

Como ya sabrás, si eres seguidor habitual de esta página, la mejor forma de inculcar el hábito de la lectura a tu hijo, es siendo tú un buen lector. No hay nada más efectivo que enseñar algo a los niños a través de nuestro ejemplo. Para facilitarte esta tarea, te animo a seguir estas pequeñas recomendaciones:

– Si tienes un rincón de lectura en casa, te será fácil colocar un pequeño asiento y poner sus cuentos a su alcance, para que tu pequeño te acompañe durante ese ratito.

– Cuando te lleves la lectura fuera de casa, añade también un cuento para él. Podéis leer en la playa (ahora que estamos en verano), o durante el trayecto de un viaje en avión, tren o autobús.

– Visita bibliotecas y librerías en vuestro tiempo libre. Además, cada vez es más sencillo encontrar actividades como cuentacuentos y representaciones teatrales. No pierdas la oportunidad de compartir esta experiencia con tu pequeño algún fin de semana.

– Y como no, “El cuento de antes de dormir“. Una tradición que no debe perderse. Un momento mágico de intimidad y tranquilidad con nuestro pequeño, en el que podemos leer o inventar una historia juntos y dejar volar vuestra imaginación creando vuestro propio cuento.

 

LITERATURA INFANTIL PARA NIÑOS DE 0 a 6 AÑOS.

  • Libros de imágenes y abecedarios: (0-2 años). Los primeros libros para niños acostumbran a ser libros para identificar y nombrar. Normalmente contienen imágenes que representan objetos y situaciones cotidianas para los pequeños: juguetes, miembros de la familia, animales, etc. A veces, estas imágenes siguen una secuencia lógica, temporal o causal. Normalmente tienen pocas páginas y son de cartón, para que sean más fáciles de manipular, como este libro para bebés que muestra los animales:
    a

    Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 21.59.25
  • Libros-juego y pop ups: (+ 2 años). Permiten la interactividad multisensorial del lector. Contienen desplegables, texturas, sonidos, espejos, puzzles, solapas, lengüetas… A los niños suelen divertirle mucho este tipo de libros, pero personalmente tampoco creo que se deba abusar de este tipo de “lectura”, sino más bien recurrir a ella de forma puntual.
    Desde mi experiencia como educadora, recomiendo para niños a partir de dos años, este libro: es muy sencillito, y carece de luces, sonidos o desplegables. Sin embargo, requiere de la participación activa del lector. Cautiva a los grandes y también a los más pequeños y hace que pasen sus hojas con gran entusiasmo, al mismo tiempo que aprenden conceptos como colores, números o nociones de lateralidad. ¿Su título? Un libro, de Herve Tullet.
    a

    Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 20.43.40
  • Libros y álbumes ilustrados: (+3 años). Los libros ilustrados narran historias o poemas de estructura más o menos simple que habitualmente van acompañados de un mensaje o moraleja final. Es el tipo de literatura infantil más conocido.
    Si os apetece un cuento divertido, os recomiendo leer con vuestro niño la historia de La pequeña oruga glotona. A los niños, verdaderamente, les encanta 😀 .


    Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 21.03.54Los álbumes ilustrados son verdaderas joyas que no solo sirven para iniciar en la lectura, sino también para desarrollar el sentido estético de los aprendices de lectores. La principal diferencia respecto a los libros ilustrados, es que los álbumes tratan todo tipo de temas con imaginación y de forma muy creativa. Como recomendación personal, os sugiero El ladrón de palabras, de Nathalie Minne.
    a
    Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 21.08.47
  • Libros mudos y comics: Los libros mudos son, como su nombre indica, narraciones sin palabras. Tal y como alfabetizamos a los pequeños en la lectura de palabras y frases, la interpretación de las imágenes, también se aprende.
    La lectura de imágenes requiere comprender su secuenciación, su escala, la perspectiva y tridimensionalidad de la misma, y en ocasiones, interpretar la simbología de colores y líneas, o “ver” colores en tonalidades monocromas. Si no ocupo más tiempo en explicar todo esto, es únicamente porque no estoy segura de que sea un tema que te resulte de interés; aunque, realmente me parece un aspecto apasionante y a tener en cuenta a la hora de adquirir libros infantiles, y poder evaluar si las imágenes son apropiadas o no para los pequeños. Así que, por favor, querido lector, si te interesa saber más sobre la interpretación de imágenes, te ruego que me transmitas ese interés. Bien con un comentario al final del post, o por un mensaje a través de las redes sociales o vía email.
    Mi recomendación como libro mudo es ésta: Libro de imágenes, de Ian Beck. Me fascina este libro…  😆 Ideal para iniciarse en este tipo de lectura.
    a
    Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 21.22.34
  • Los cómics tienen cada vez más, seguidores de todas las edades. Si quieres que tu pequeño se adentre en este tipo de lectura, te recomiendo la historia de Dino y Pablo. Es muy entretenida, seguro que os roba más de una sonrisa, además de adentrar a tu pequeño en la era de la Prehistoria. ¡Seguro que llama su atención ;-)!.
    a

Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 21.27.09

 

Nota: Los libros que recomiendo en cada uno de los apartados tienen enlaces de afiliado en Amazon, así que si compras alguno, yo me llevaré una pequeña comisión. El libro no te saldrá más caro y yo ganaré unos céntimos. Así que puedes tomarte la compra como un acceso a la cultura en el que, además, estás apoyando la continuación de mi blog, Por mi parte te he hecho una recomendación verdaderamente sincera, y creo que cada uno de los libros de los que hablo, tienen un gran valor educativo :D.


 

¡Participa!

¿Tu hijo tiene más de 6 años y quieres saber qué tipo de literatura le conviene más? ¿Te interesa conocer más acerca del mundo de las ilustraciones de cuentos infantiles  😀 ? ¿Tienes alguna duda, sugerencia o comentario acerca de este artículo? Házmelo saber a través de un comentario o de las redes sociales y charlamos  😛 . ¡Estoy deseando conocerte!

 

Un abrazo y ¡hasta el jueves!
Belén


¡Suscríbete ya! Llévate este ebook de regalo con actividades de Educación Emocional!

Suscríbete y recibe de regalo

Suscríbete y recibe de regalo “7 consejos prácticos y 2 herramientas infalibles para erradicar las rabietas con Educación Emocional”. Así que ¡No esperes más! Lo recibirás en tu buzón de entrada como obsequio por unirte a esta gran familia. Además, te llegarán todas las actualizaciones del blog, con más artículos dedicados a la Educación Emocional y Social. ¿A qué esperas para suscribirte? 100% seguro y libre de spam.

Por favor comparte en tus redes sociales

4 opiniones en “¿Cómo inculcar el hábito de la lectura? Recomendaciones de literatura infantil 0-6 años”

  1. Belén, me choca mucho lo que dices acerca de los supuestos reproches a los padres que no llevan a sus niños a la guardería, al menos, en el entorno en el que me muevo no conozco ningún caso. Es más, por mi experiencia abundan más en el sentido contrario.
    Soy un poco pejiguera y suelo cuestionarme casi todo. El hecho de la socialización en la guardería, en mi opinión, que no se puede decir taxativamente que no se dé. Y te explico porqué opino esto: Lo digo por simple comparación con la naturaleza. Los animales mamíferos, por lo general tienen unas cuantas crías, es la camada. En esa camada, los cachorros juegan unos con otros, se pelean, se disputan la atención (y a veces la teta) de la madre, van descubriendo su rol, por decirlo de alguna manera, unos son más combativos, otros más fuertes, otro es el débil… Los humanos no somos tan diferentes. Yo me crié en una familia de cinco hermanos, mi marido en una de nueve…hasta hace unas cuantas décadas las familias numerosas eran lo más normal. Es decir, las familias eran auténticas camadas, en las que cada niño tenía ocasión de jugar, compartir, ceder, perder… ir desarrollando su personalidad, ir encontrando su rol. Sin embargo, las familias actuales, tienen un hijo o dos, la media nacional creo está en 1,7, y en muchas ocasiones son hijos y nietos únicos. Podrás decir que ya juegan sus padres con él, pero, en más de una clase escuché que el juego con los padres o abuelos no sustituye al de los pares, porque no es posible establecer el mismo tipo de relación lúdica. Leyéndote, la sensación de que uno excluye a otro, pero yo no creo que sean excluyentes, sino complementarios. Por eso, decir que “ hay muchas formas de relacionarse con otras personas de mayor diversidad de los niños y la educadora que hay en su aula” me parece un poco osado.

    En cuanto al apego, sucede lo mismo. El apego lo establece con el cuidador principal, pero también existen apegos secundarios, con los hermanos, los abuelos, etc. Y entre ellos el que pueda establecer con su cuidadora de la guardería. Pero, leyendo este artículo da la impresión de que por acudir a la guardería no va a establecer apego seguro con la madre. Vuelvo a decir lo mismo, no creo que sean excluyentes.

    Del vídeo de Carlos González, estoy de acuerdo con muchas ideas pero no en otras. Como educadora, comparto que la ratio debería ser menor, y sobre todo, que lo ideal es que los permisos maternales fueran al menos de 36 meses. Y claro que eso es lo que deberíamos pedir aquí. Y aquí tengo la opinión en doble versión, la que he dicho como educadora y la de emprendedora. Mi empresa, (en la que ya he bajado de forma voluntaria la ratio en aras de una mayor calidad en la atención a los niños), no se podría permitir una baja maternal de 36 meses, porque entonces debería dejar de cobrar mi sueldo para pagar el sueldo de la sustituta y a la vez la cotización de la madre.
    Para aunar conceptos voy a llamarle guardería a todos los centros dedicados al cuidado y educación de los peques menores de tres años. Dice que la guardería no es necesaria para los niños. Y estoy de acuerdo. Lo mismo podríamos decir de la cuna, la silla de paseo, la escuela…, a las familias que practican el colecho, el porteo o el homescholding no les hace falta. Pero hay que reconocer que es necesaria para los padres, y no solo por razones laborales, para que sus hijos estén atendidos mientras trabajan. Llevo doce años trabajando en mi guardería y me he encontrado con multitud de casuísticas. Desde la madre que no sabe cuidar de sus peques y es obligada por los servicios sociales a escolarizarlos en la guardería, a otras que se dan cuenta que su ambiente sociocultural es muy pobre y buscan compensarlo , la que se agobia porque está ella sola casi todo el día con tres niños muy seguidos, la que tiene poca paciencia y está casi siempre riñendo y chillando a sus peques, y prefiere hacer un kit-kat tanto para ellos como para ella, …
    Sobre el papel, o mejor dicho, delante de la cámara, todo es mucho más fácil. Y cuando nos imaginamos todo lo que el pediatra recomienda, que es lo ideal, pues eso, idealizamos mucho las situaciones y nos imaginamos a una mamá volcada todo el día en su retoño. Pero la realidad es muy otra, es que, además de atender al retoño, la mamá tiene que limpiar, planchar, hacer la comida, la compra, llevar al mayor/mayores al cole, otras veces al médico, volver a recogerlos…En mi centro hay muchas mamás que dejan tres horas al peque en la guardería para poder hacer todas esas tareas y después, por la tarde, poder salir al parque con ellos y disfrutar relajadamente de la tarde en familia. Porque consideran que es mejor una atención de calidad el resto del día, que estar estresadas y agobiadas desde primera hora de la mañana ( y por consiguiente el resto del día) y no poder disfrutar ni por la mañana, ni por la tarde, ni por la noche.
    Y respecto a la comparación con los “octillizos”, esto me recuerda a la vieja diatriba de porqué los mejores cocineros son hombres y no mujeres. En la guarde se puede atender a ocho niños porque la dedicación es exclusiva, de la tutora y la auxiliar. Solo hay que encargarse de la atención a los bebés, nada más, en unas aulas cuidadosamente diseñadas para acogerlos y satisfacer sus necesidades. Mientras que la mamá de octillizos, claro que necesita ayuda para llegar a todo, (lo primero una casa con más metros cuadrados), pero porque además de los bebés tiene que encargarse de multitud de tareas, como ya dije, la compra, la comida, la colada, el presupuesto, …
    Bueno, solo he tratado de reflejar mi opinión, basada en mi experiencia y, como he dicho, en la costumbre de cuestionarme muchas cosas.
    Saludos,
    Lucía.

    1. Hola Lucía:
      Antes de nada, gracias por tu comentario, menuda extensión! Me alegro de que compartas conmigo tu opinión y de poder debatir un poco, siempre con respeto y aprendiendo unos de otros :).

      Me sorprende que me digas no conocer casos de madres o padres que son criticados por no ir a “la guarde”. Aún ayer una mamá me comentaba que conocía casos de madres que, incluso teniendo la excedencia, llevaban a sus peques a la escuela porque si no lo hacían, recibían recriminaciones de su entorno.

      Yo no estoy en contra de las escuelas infantiles, intenté dejar claro en mi artículo que me parecen una buena opción, cuando no exista posibilidad por parte de los padres de estar con ellos. Eso sí, lo que sí critico es que en la mayor parte de los casos no haya posibilidad de conciliación laboral y familiar, partiendo de la baja de maternidad de menos de 4 meses. ¿Cómo se favorece así la lactancia materna, por ejemplo? No digo que sea imposible continuar dando el pecho a tu hijo si tienes que volver a trabajar, pero sí que creo que no ponen las cosas fáciles a las familias, y sobre todo a las madres. Y ¿qué hay de los padres? 15 días, sinceramente, no me parece suficiente, más bien todo lo contrario, y en otros países europeos existen otras medidas que incitan a la maternidad, cuando en este país se vive poco menos que como un lastre, en lo que al mercado laboral se refiere.

      Respecto a tu comparación con la camada… Estoy de acuerdo, los mamíferos, UNA VEZ QUE CAMINAN, juegan, comparten, rien y aprenden… Los seres humanos somos los mamíferos que menos preparados venimos al mundo, tardamos aproximadamente un año en poder caminar cosa que no ocurre en ninguna otra especie, y antes de la existencia de los carritos, nos desplazábamos en brazos, normalmente llevados por nuestra madre. Desde luego, lo natural no es separar al bebé de su madre 8h o 9h al día y dejarlo en una habitación con 7 u 8 bebés más, al cuidado de una persona, por muy maravillosa, eficiente y afectuosa que ésta sea, cosa que no he puesto en duda en ningún momento. De hecho traté también el tema del apego, y claro que se establece una relación con la educadora del aula, pero como bien dije en el post, yo (subjetivamente), creo que es mejor estrechar lazos en una relación que durará toda la vida, como es la de la madre con sus hijos, que una temporal, con una educadora… Aunque la verdad, tampoco me atrevo ni a compararla, porque por mucho que yo adore a mis alumnos, lo siento… pero (salvo excepciones), una madre es una madre, y como todos sabemos, su amor es incondicional y ellas son las primeras que necesitan estar con sus bebés y que disfrutan con ellos.

      Sobre el tema de los octillizos, creo que tenemos una opinión más cercana de lo que parece. Cuando trabajé en Reino Unido, la ratio en el aula de bebés (0-1 año) era de dos por educadora. Yo estaba en el grupo de 2-3 años y mi ratio era de 4 niños. Aquí, esos grupos serían de 8 bebés y 18 niños, respectivamente. Claro que las educadoras nos dedicamos solo a ellos. Pero no es tan raro que en el mismo momento en el aula de 0-1 un bebé tenga sueño, 3 tengan hambre (sobre las 12 en punto siempre había varias tomas), estés preparando a uno al que vienen a buscar ya, haya dos niños con pañales que cambiar y un recién despertado que también te necesite. Vale, que obviamente el aula no es un caos toda la jornada, pueden ser momentos puntuales, ¡faltaría más!, pero tras haber vivido las dos realidades, lo siento, pero no hay comparación. Y esto es algo de lo que tampoco tienen culpa los papis, ni las educadoras, ni de las directoras (aunque conozco muchos casos de centros privados que duplican y hasta triplican la ratio, pero eso es otro cantar). Como bien dice Carlos González, para dar un servicio de alta calidad y pagar a las empleadas como se merecen, habría que cobrar unas cuotas insostenibles para los padres en nuestro país, y a las familias no les compensaría.

      Repito que no estoy en contra de las escuelas, solo defiendo la capacidad de los padres para cuidar de sus propios hijos, y el derecho a hacerlo en, al menos su primer año de vida, o los dos primeros. Claro que en la escuela aprenden, se divierten, y socializan en el aula de 2-3. Pero cada bebé solo es bebé una vez, y si una mami puede Y QUIERE ocuparse de su crianza los primeros dos añitos, no seré yo la que le diga que en un aula con 7 bebés más estará mejor que con ella, por muy perfecta que esta sea y por muy profesional y maravillosa que sea su educadora, que no lo dudo.

      Espero haberme expresado con claridad y que quede un poquito más clara mi opinión!
      Un fuerte abrazo,
      Belén.

  2. Hola Belén, me llamo Eva y estoy estudiando educación primaria en la universidad. Estoy cursando 4to curso y estoy preparando mi trabajo de final de grado.
    El tema que he escogido ha sido: La biblioteca escolar, un motor para desarrollar el habito lector.
    Me gustaría conocer tu opinión sobre este tema y si conoces información sobre como llevar a cabo actividades para desarrollar el habito lector, me seria de gran ayuda.

    Muchas gracias por tu atención.

    1. Hola Eva, ya he visto que me has escrito un correo :). Acabo de enviarte la respuesta, espero que te sirva de algo. Muchas gracias por contactarme, un abrazo fuerte y FELIZ AÑO!!!

      Belén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *